Parece que en Asia se ha vivido una jornada de normalización después de las caídas que vimos durante estos últimos días, una vez el gobierno chino tomó la determinación de reducir los tipos de interés. China, la única que ha cerrado en rojo.
Todo el mundo tenía hoy puestos los ojos en cómo evolucionaba la bolsa de Shanghai después de varios días sufriendo un hundimiento paranormal. Sobre todo, por el anuncio del gobierno de China de bajar los tipos de interés un 0,25% hasta el 4,6%, que ayer provocó tranquilidad para las bolsas occidentales y hoy no ha terminado de servircomo respaldo para generar algo tranquilidad en los mercados orientales.

De los primeros mercados en cerrar fue el Nikkei en Tokio con una subida de más del 3%, después de haber vivido descensos importantes en las últimas sesiones. Lo mismo ha sucedido en la bolsa de Taiwán, con una mejora del 0,5%; mientras que la bolsa de Seúlha terminado con un avance del 2,59%.

Pero en lo que se refiere a China, donde los inversores tienen puesta prácticamente toda la atención, la sesión ha finalizado con pérdidas después de haber atravesado una auténtica montaña rusa durante el día. Al final ha concluido con una caída del 1,30%, tras haber estado en pérdidas del 3% y en subidas de más del 2%. Aún hay muchas dudas sobre el efecto del paquete de medidas que ya lleva aplicando el gobierno chino en los últimos meses.

La pregunta es si esta leve mejoría será suficiente para calmar las aguas del todo. Para José Luis Cárpatos, analista independiente, “ las cosas no están claras, porque el CSI300 mejoraba más del +3% y el índice de Shanghai mejoraba al principio más del +2%... que es lo normal, porque si detrás del movimiento del PBoC, tenemos otro -7%, apaga y vámonos… pero cautela hasta el final.

Así, habrá que esperar cómo se toman los inversores toda esta situación de leve respiro ante la falta de referencias macroeconómicas y otros catalizadores que puedan mover a los mercados en una u otra dirección.