La morosidad que se alcanzó por los préstamos concedidos por bancos, cajas y cooperativas particulares a compañías cayó un 9,44% en el pasado mes de junio, por lo que llega a su nivel más bajo desde el mes de junio de 2012. Por debajo de los niveles del rescate bancario de 100.000 millones de euros.
 
Según los datos provisionales concedidos por el Banco de España, la morosidad de la banca española se situó en el mes de junio en el 9,44%. Este supone el nivel más bajo de los últimos cuatro años. Además, la cifra incluye el cambio metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que dejaron de ser considerados dentro de la categoría de entidades de crédito.

La cifra total de créditos dudosos ha caído hasta los 122.508 millones de euros, 3.689 millones menos que el mes anterior. Así, la morosidad de la banca se ha reducido en 4,16 puntos porcentuales respecto al máximo histórico marcado en diciembre de 2013, cuando se colocó en el 13,6%.

Este descenso de la morosidad se ha hecho de facto a pesar de que en junio el crédito global se elevó el 1,2%. Para ser más exactos, subió en 15.682 millones de euros, hasta alcanzar los 1,298 billones. Sin embargo, la tendencia de reducción del crédito se mantuvo en los mismos parámetros interanuales, al caer estrepitosamente un 4,4%.

Sin incluir los datos metodológicos, la ratio de morosidad se colocaría en el 9,63%, puesto que el saldo de crédito se reduciría hasta los 1,271 billones. En línea con la morosidad, las entidades financieras han recortado sus provisiones respecto al mes anterior en 2.796 millones, hasta los 71.875 millones. Un año antes, este 'colchón' se situaba en 89.529 millones.