Han aparecido datos de China y eso muestra el grado de desaceleración a nivel global. Desde la crisis de 2008 las economías occidentales han vivido de un cuarto grado de crecimiento de las economías emergentes.

 
El estallido de la burbuja de deuda que creamos pensamos que pudiera venir con un crecimiento global pero hemos tenido crecimiento modesto, eso unido a la desaceleración y al modelo de cambio en China que no es tan eficiente como pensamos, hace que nos tengamos que acostumbrar a un crecimiento menor. 

Con los tipos de interés en EEUU cada vez son más los analistas los que creen que no habrá subida de tipos. La gran fecha es julio porque si uno tiene en cuenta que sucede eso a una semana del referéndum británico y con un interés de no crear problemas a nivel global con sus actuaciones, el tema central es julio y si no se produce ahí, habría ganado la batalla el mercado empeñado en que sólo habrá una subida de tipos este año. Si no se hace ahí, luego será muy difícil en un año electoral.

En este escenario, lo más importante es tener riesgo mínimo porque la situación no pinta realmente como se planteaba en noviembre. La crisis todavía está aquí y estará mientras no aceptemos que volver a 2007 es una utopía que deberíamos haber abandonado hace mucho tiempo.

El brexit para mí es relativamente importante y me parece poco probable que la FED vaya a tomar alguna decisión de subida de tipos que genere algún tipo de tensión en un mercado pendiente de si habrá brexit o no. 

Declaraciones a Radio Intereconomia