En concreto, el indicador se sitúa en 0,02 puntos, lejos del dato de 0,36 que esperaba el consenso de analistas y de la cifra de 0,38 de julio. Se mantiene por poco en positivo, algo que lleva haciendo precisamente desde octubre de 2013 (-0,01). "El indicador se redujo notablemente. Las evaluaciones de los gerentes de producción, y el nivel de órdenes y exportaciones en los libros se deterioraron notablemente. Las expectativas de producción empeoraron y los stocks de productos terminados se mantuvieron estables", resume la Comisión Europea en un comunicado.
Cuadro con la evolución del indicador de clima de negocios

El índice de sentimiento económico de la zona euro también se ha reducido. En este caso en un punto hasta situarse la referencia en 103,5, seis décimas por debajo de lo previsto. En este caso, el deterioro se produce en todos los sectores salvo en la construcción y en el sector financiero.
Cuadro con la evolución del indicador de sentimiento económico

Así, la confianza en los sectores industrial (-1,8), servicios (-,12), ventas minoristas (-2,7), y la confianza de los consumidores (-0,6) lastran al índice, pese al impulso de la confianza en la construcción (+0,2) y en el segmento de servicios financieros (+1,0).
Por países, el descenso es generalizado. Destacan los retrocesos de Países Bajos (-1,8 hasta 102,3), Italia (-2,1 hasta 103,1), España (-1,5 hasta 104,5) y Alemania (-1,1 hasta 105,5). Frente a esta dinámica, en Francia el indicador mejora en 0,8 puntos y se sitúa en 100,9 puntos.