Isolux Corsán aprobó ayer formalmente en la junta de accionistas la entrada de la banca acreedora y sus bonistas en el capital de la compañía, que canjearán alrededor de un 95% de la deuda de la compañía.
 
Entre los bancos acreedores se encuentranSantander, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Popular, el denominado G-5. Estos asumirán el 51% de las acciones. El banco catalán será el socio número uno de Isolux, tras las inyección de la mitad de un crédito que ronda los 200 millones.

Nemesio Fernandez-Cuesta, presidente de la compañía, “prevé cerrar antes de fin de año este proceso de capitalización, con el que liquidará hasta unos 1.400 millones de euros de deuda, el grueso de su pasivo total de 2.100 millones”, según el diario Expansión.

Todavía la compañía no ha informado del porcentaje exacto que cada banco tendrá en Isolux, se comunicaran en los próximos días, cuando “materialicen la conversión de la deuda a través de distintos instrumentos como capital, warrants o créditos participativos”, informa Expansión.

Este canje de deuda es la base del plan de rescate de la sociedad. Los hasta ahora socios de Isolux, como Luis Delso y José Gomis, pretenden eliminar hasta alrededor de un 5% la participación del 55% con la que contaban en la empresa. Por otro lado, la sociedad sigue con la venta de activos y está poniendo en marcha un plan estratégico para conseguir de nuevo beneficios.