Grifols obtuvo un beneficio neto ajustado de 435,2 millones de euros, lo que supone una mejora de un 29,4% con respecto al mismo periodo de 2013.

Estos números se han situado ligeramente por encima de los 426 millones previstos por los analistas consultados por Reuters, lo que está premiando hoy el mercado con una subida del 2,67% hasta romper los 33 euros.

El fabricante de hemoderivados ha precisado que esta mejora se debe a la adquisición del negocio diagnóstico de Novartis.

Las tres divisiones de negocio de Grifols aumentaron sus ingresos en el tercer trimestre y también elevaron su beneficio hasta septiembre en un 26,9%. Los ingresos crecieron por encima del 20% tras la compra del negocio de diagnóstico de Novartis.

Incluyendo esta adquisición, la facturación en los tres primeros trimestres alcanzó los 2.438 millones de euros. A un tipo de cambio constante, la cifra representa un incremento del 23,4%.