Los gestores de la entidad afirman que en actual entorno de bajos tipos de interés los bonos municipales estadounidenses les parecen una opción atractiva y convincente.

Según Sheila Amoroso, codirectora del Departamento de bonos municipales del grupo de Renta Fija de Franklin Templeton esta opción es interesante “sobre todo para aquellos que pertenezca a tramos impositivos más elevados”.

Explican en la entidad que “los inversores y gestores por lo general parecían satisfechos con la rentabilidad generada en 2014, pero la subida de precios ha provocado un descenso de rentabilidades de productos de renta fija, como ocurre en este segmento del mercado. Así pues, a pesar de las ganancias generalmente sólidas registradas por los vehículos minoristas de bonos municipales en términos de valor liquidativo por acción, muchos de ellos también tuvieron que reducir sus dividendos en el transcurso del año, en respuesta a la disminución de tipos”.

Amoroso no siente ningún tipo de temor con respecto a los efectos de una posible subida de tipos de interés en Estados Unidos. En concreto afirma que “aunque puede que muchos inversores sientan temor ante una subida de tipos de interés, en realidad agradeceríamos que se produjera un aumento lento y gradual. En nuestra opinión, dicho aumento sería una buena señal de actividad económica y nos permitiría invertir con intereses más altos, lo que, a su vez, podría permitirnos aumentar los dividendos repartidos a los accionistas”, explica Amoroso.

La experta afirma que aunque es imposible predecir la demanda, “confiamos ver un aumento de la oferta en los próximos meses, sobre todo después de haberse aprobado tantas emisiones de bonos en todo el país en las elecciones de noviembre de 2014. Hay muchas necesidades de infraestructuras en el país que deben abordarse y la mayoría se financian con bonos municipales”.

En cuanto a los problemas financieros de los municipios, la experta asegura que “aunque los medios de comunicación se han prodigado en describir situaciones problemáticas como Puerto Rico, Detroit y el caso de quiebra de Stockton, California, pensamos que se trata de incidentes aislados, ya que, en líneas generales, los emisores de bonos municipales han seguido aumentando sus ingresos con la mejoría progresiva de las economías locales”.

En Franklin Templeton afirman que han estado atentos a “la creciente amenaza financiera a la que se enfrentan muchas ciudades y algunos estados en relación con las obligaciones de pensiones públicas y otras prestaciones destinadas a la jubilación. Creemos que no existe una solución nacional única, ya que cada estado plantea la situación con su propio enfoque y tiene sus propios problemas de carácter constitucional y jurídico”

En este sentido, recomiendan comprar bonos emitidos por ayuntamientos y comunidades que “a nuestro juicio no han sido suficientemente diligentes la hora de abordar el problema de las crecientes obligaciones de pensiones”, aconsejan.