La mayor parte de los votantes escoceses en el referendum por la independencia del territorio votaron en contra.


Los favorables a seguir unidos superó el 55% de los votos frente al 45% de los partidarios a la independencia. El ministro principal escocés, Alex Salmond, ha reconocido la derrota admitiendo que no se hablará de independencia en una generación.

Nada más conocerse los resultados, la libra esterlina subió un 1% en los mercado de divisas. El par GBPUSD se sitúa en 1,6465 dólares, mientras que el EURGBP cotiza a 0,7836 euros.  

La participación fue masiva: del 85%, llegando a alcanzar algunas zonas el 90%.

José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup en España, indica estos cuatro puntos a considerar:

1. El debate sobre la forma de gobierno en la región va a continuar (y las tensiones dentro de los conservadores británicos pueden acentuarse, tanto sobre el referéndum en si como sobre las promesas concedidas sobre autonomía)
2. El soporte para la independencia es lo suficientemente alto como para no quedar totalmente superado por el referéndum (pese al compromiso inicial)
3. La incertidumbre política en UK no se cierra hoy: las elecciones generales en mayo del próximo año y las de continuidad en la EU en 2017 mantendrán la tensión latente en el futuro próximo
4. En este escenario el BOE tendrá que enfocarse en los riesgos derivados de una política extremandamente laxa: la economía se mantiene fuerte, especialmente reflejándose en el mercado de trabajo. Nosotros esperamos que el BOE

Martin Gilbert, CEO de Aberdeen Asset Management, comenta que “la campaña ha terminado y los inversores británicos recibirán con agrado la reducción de la incertidumbre vivida en los últimos meses. Ambas opciones en el debate sobre la independencia deben unirse para que a partir de ahora Escocia avance unida. Escocia lleva muchos años siendo un líder mundial en sectores como el petróleo, el gas, el whisky y el área de la inversión y la cuestión radica ahora en hacer crecer el resto de la economía contando con el sólido respaldo de los políticos de todos los partidos. Como he comentado anteriormente, Escocia tiene por delante un próspero futuro”