El 11 de mayo será el día hasta el que deberemos esperar para alcanzar (o no) un acuerdo con Grecia, tal y como apunta Ofelia Marín Lozano, consejera delegada de 1962 Capital SICAV. 

“Aunque estamos en compás de espera todos, será lógico y normal atenerse a tratar de cumplir lo que Europa pide. Mientras esperamos hasta el 11 de mayo, las bolsas han recortado no mucho para lo que habían subido y mientras, en la economía que es el fondo que al final aflora en las cotizaciones, los resultados de las empresas muestran mejora en beneficio y están muy favorecidos, además, por la caída del euro. Es momento de aprovechar la coyuntura para los que se les había escapado la bolsa”.

Respecto a Bankia y sus resultados trimestrales, “estamos viendo como el margen de explotación, el gran reto pendiente, va mejorando poco a poco. Bankia está recortando costes que era su gran plan y ahora se centra en ir incrementando clientes y esto muestra una mejora paulatina. La caída de provisiones redunda además en una mejora de beneficios. En la mayoría de los bancos el margen de explotación, sobre todo por acción, está en la mitad de los niveles precrisis y hay que ver cómo mejora esto. Bankia es de los bancos que cotiza a un precio más eficiente respecto a valor contable.

En general, el sector bancos sí habría que tenerlo  en cartera. La mejor baza del sector bancario es una mejora de sus recursos básicos y esperamos que avancen hacia el 10% (ROE). Aún queda recorrido en los bancos españoles, si bien es cierto que la banca italiana tiene más donde crecer en cotización. Unicredito tiene la pata emergente muy sesgada a Europa del Este.

¿Apostaría por Cellnex, filial de Abertis, o por Talgo? “Se colocan a unos ratios muy eficientes de colocación. Lo que vemos es que la valoración que es a cinco años vista es muy difícil de hacer. Lo que le viene por delante a Talgo es recoger beneficios de un contrato en India que ya ha realizado y ahora le toca irlos cobrando. Cellnex es una compañía que cotiza a beneficios altos en fase de expansión con una rentabilidad por dividendo bastante modesta”.

*Declaraciones a Radio Intereconomía