“El mercado viene a la espera del BCE en unos niveles en los que, en condiciones normales deberían tranquilizarnos, pero viendo la volatilidad, no podemos descartar una reacción muy positiva o muy negativa a lo que diga el BCE”.



“De todas formas, nos queda la reunión de diciembre para que el organismo anuncie medidas”. Mientras, se observa un revuelo en el seno del BCE contra Draghi: “intuimos que dentro del consejo del BCE Alemania es menos favorable a medidas ortodoxas. El problema es que se espera que haga algo y el tiempo se va agotando”.

Con respecto a los resultados presentados hoy, “las cuentas de Repsol han destacado positivamente por downstream, y en Amadeus se ve una reversión en el tercer trimestre de los crecimientos negativos del segundo”.


Declaraciones a Radio Intereconomía