El Tesoro ha logrado colocar 3.027 millones en la subasta celebrada hoy, la primera tras los test de estrés, y en la que ha vendido papel a 3, 9 y 10 años.


El Tesoro ha vuelto hoy a los mercados tras más de dos semanas sin subastar papel. El rango objetivo de colocación con el que partía el organismo era de entre 2.000 y 3.000 millones. El monto total captado ha estado ligeramente por encima del máximos, concretamente en 3.027 millones.

En la deuda a más corto, el Tesoro ha logrado colocar 1.042 millones en bonos a 3 años. La demanda ha superado en 4 veces la adjudicación, frente a las 1,9 veces de la subasta anterior. El tipo medio se ha situado en 0.692 %, por encima del anterior 0.565%.

En el caso de las obligaciones con vencimiento en 2024, el Tesoro ha colocado 1.179 millones. En este tramo la demanda ha superador a la colocación en 3 veces, algo menos de las 3.6 veces anteriores. La rentabilidad media se ha situado en 2.123%, muy por debajo del 4.098 % anterior.

Por último, ha vendido 803 millones en obligaciones con vencimiento en 2023. Aquí la demanda ha sido elevada, de 3.4 veces, frente a las 1.6 anteriores. El tipo medio ha sido rebajado hasta el 1.931 % (2.196% anterior).