El proveedor de servicios de trading IG ha lanzado este mes las opciones barrera y las opciones vanilla, dos tipos de opciones que permitirán al inversor especular sobre el precio de un activo subyacente con una fecha de vencimiento concreta. Al adquirir las opciones, el inversor adquiere un contrato que le proporciona el derecho, pero no la obligación, de comprar un mercado subyacente que podrá seleccionar dentro de las categorías de divisas, índices o de materias primas, lo que facilita acceso a una amplísima gama de mercados.

Una de las ventajas que traen las opciones al mercado del trading en España es que permiten determinar de forma anticipada el apalancamiento que mejor encaja con la estrategia de inversión y el capital invertido. En el caso concreto de las opciones barrera, el inversor puede determinar al abrir o cerrar la posición el nivel de riesgo máximo al que quiere exponerse, proporcionando un mayor control sobre las pérdidas potenciales en las que este podrá incurrir después. Esto se consigue mediante la determinación de un nivel de knockout (o vencimiento) previo, que provocará el cierre automático de la posición si es alcanzado, eliminando toda posibilidad de perder más dinero del decidido inicialmente. El precio de las opciones barrera evoluciona en paralelo al precio del mercado subyacente, por lo que el sistema de fijación de precios de esta modalidad de opciones es completamente transparente y fácil de entender. Las opciones vanilla, por su parte, funcionan de forma similar, pero su precio varía también en función de la volatilidad, por lo que, a pesar de seguir la tendencia, su precio no siempre se moverá a la par que del mercado subyacente.

Este sistema de precios se complemente con la ventaja de poder determinar los niveles de riesgo y volatilidad con anterioridad. Esta posibilidad limita la incidencia de emociones tales como el miedo a las pérdidas o la intención de ganar por encima de lo planeado, que suelen darse al operar en los mercados en vivo y con frecuencia propician que el inversor acabe en pérdidas. Además, los clientes minoristas seguirán beneficiándose de la protección contra el balance negativo, por lo que no podrán perder más dinero del invertido para el depósito, y todos los inversores que opten por este producto podrán configurar stops garantizados, que cerrarán las posiciones de forma automática al alcanzar el nivel de pérdidas que se considere óptimo para cada una de ellas, lo que limita las pérdidas potenciales y la exposición al riesgo. Marta Izquierdo, Head of IG Spain, anunciaba el lanzamiento de estos productos: “Estamos entusiasmados con el lanzamiento de las opciones en España. Creemos que hay un apetito entre los traders del país por determinar el apalancamiento que mejor les convenga en función de su propia estrategia de inversión. Hemos diseñado estos productos para que lo puedan hacer respetando los últimos cambios en la normativa del sector, con ventajas como la protección ante el balance negativo en el caso de los inversores minoristas, y creemos que van a dar respuesta a una necesidad del mercado”.

El lanzamiento de las opciones barrera y vanilla supone también un cambio de calado para IG en España, que pasa de ser el proveedor líder de CFD (contratos por diferencia) en el mercado a convertirse en un bróker multiproducto que facilita el acceso a otros derivados financieros. “Este movimiento se enmarca dentro de la estrategia de diversificación de la compañía, que ve en España un importante potencial de crecimiento y de desarrollo de inversores expertos. Desde IG, llevamos años ofreciendo diferentes productos para invertir en el resto de nuestras sedes, y ahora es el turno de España, un mercado clave para nosotros”, añade Izquierdo.

Sergio Ávila, analista de mercados de IG, expone las diferencias entre ambos productos: “ambos son derivados financieros que dotan al inversor de gran flexibilidad, y la decisión entre uno y otro dependerá de la estrategia de trading. Así, mientras los CFD cuentan con un apalancamiento sobre el que el inversor no tiene ningún tipo de control, las opciones permiten definir el apalancamiento y tomar un mayor sobre el riesgo. Además, las opciones tienen otras ventajas como que permite generar beneficios en mercados alcistas, bajistas y plano, mientras que un CFD no se beneficia del último tipo. Por su parte, los CFD permiten acceder a mercados como las acciones, no disponibles en la operativa con opciones”.

Por último, cabe destacar que los inversores que decidan comenzar a operar opciones con IG se beneficiarán de las ventajas típicas de las que disfrutan todos los clientes de IG, que incluyen operativa 24 horas, una plataforma pionera que cuenta con múltiples galardones a nivel mundial y un programa introductorio que permite, entre otras funcionalidades, comenzar a operar con una cuenta demo con dinero ficticio, así como el acceso a recursos formativos de primer nivel y a precios altamente competitivos.