MADRID, 13 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- La compañía alemana de suministro energético E.ON, que quiere desprenderse de sus activos en España, ha registrado en el primer semestre del año una caída del 69,4% de su beneficio neto hasta 1.029 millones de euros, tras la caída en la generación eléctrica tradicional.E.ON informó de que la facturación se redujo en el mismo periodo un 13% hasta los 56.119 millones de euros, tras la depreciación de algunas divisas como la lira y el rublo. Asimismo, según recoge la agencia Efe, la ganancia operativa cayó entre enero y junio un 19 %, hasta 3.243 millones de euros.
"E.on tuvo un resultado bastante bueno en un entorno difícil"
El beneficio neto ajustado a extraordinarios bajó un 20%, hasta 1.525 millones de euros, y el atribuible a los accionistas de E.on se redujo en igual periodo un 73,3 %, hasta 821 millones de euros.

INVERSIONES Y VENTAS
Las ventas de gas cayeron en los seis primeros meses del año un 20%, mientras que las de electricidad subieron un 2%. E.on apuesta por las renovables y negocios fuera de Europa, como en Turquía y Rusia. E.on tenía a finales de junio una deuda neta de 29.717 millones de euros, un 8 % menos que a finales del primer semestre de 2013.
Su presidente, Johannes Teyssen, mantuvo los pronósticos para 2014 y dijo que "el beneficio del primer semestre se situó en línea con nuestra previsión considerando la difícil situación".
"E.on tuvo un resultado bastante bueno en un entorno difícil", según Teyssen, que destacó el éxito del negocio minorista en Alemania, donde ha ganado en el primer semestre un nuevo cliente neto cada ocho minutos.