Duro Felguera siguió sumando ejercicio con pérdidas en  2016 aunque inferiores a las del año anterior. La compañía perdió 18,1 millones de euros principalmente generado por un notable incremento de la deuda, hasta los 224 millones y el ligero incremento de la cartera de pedidos durante el ejercicio.
 

De hecho, tal y como ha dicho la propia compañía en su nota de prensa a la CNMV, “la contratación durante el ejercicio ha sido de 625 de millones de euros originados en su mayor parte por cuatro proyectos: planta de ciclo combinado en Rumanía, por un importe de 172 millones de euros, equipamiento de manejo de graneles en Argelia por un importe de 95 millones de euros y dos proyectos para la construcción de dos ciclos simples con seis turbinas de gas en Argentina por un total de 103 millones de euros”.
A 31 de diciembre 2016, la cartera de Duro Felguera alcanzaba la cifra de 2.201 millones de euros aunque los proyectos Rio Grande, Novo Tempo y Octopus, por un importe total de 885 millones de euros, no tienen fecha de inicio prevista.

Las ventas registradas a 31 de diciembre ascendieron a 709 millones de euros, un 8% por debajo del 2015, debido a la demora en el inicio de algunos proyectos en cartera. El EBITDA del ejercicio se sitúa en 8,6 millones de euros, lo que representa una mejora respecto a las pérdidas de 96 millones registradas en el ejercicio anterior.       

A cierre de diciembre 2016, la posición de deuda neta alcanzó la cifra de 225 millones de euros, una mejora de 28 millones de euros frente a los 253 millones de euros registrados en el trimestre anterior, debido principalmente al cobro de más de 9 millones de euros en el proyecto de Termocentro (Venezuela) y a los anticipos de cobros de proyectos en curso. El incremento interanual de la deuda neta viene fundamentalmente provocado por la ejecución de los avales del proyecto Roy Hill (Australia) por valor de 88 millones de euros y los sobrecostes asociados los proyectos CVO (Argentina) y Carrington (Reino Unido).  

REFINANCIACIÓN DE LA DEUDA Y  VENTA DE ACTIVOS NO PRODUCTIVOS

Como consecuencia de lo anterior, la compañía mantiene negociaciones con Bankia, BBVA, Caixabank, Popular, Sabadell y Santander sobre vencimientos de deuda y garantías comerciales. Como parte de este proceso, entre noviembre de 2016 y febrero de 2017, PwC ha completado un IBR (Independent Business Review) que valida el plan de negocio de la compañia.
Con todo, la compañía ha otorgado mandato para la venta de activos no productivos. Durante 2016 se ha completado la venta de Petróleos Asturianos que ha supuesto un ingreso de 13,8 millones de euros y se ha obtenido una indemnización de 4 millones de euros por la participación en Núcleo. Asimismo, la compañía está estudiando un plan que permita una reducción significativa de costes y el refuerzo del equipo gestor con el nombramiento de un consejero delegado

El resultado financiero neto asciende a 19,5 millones de euros negativos. El empeoramiento de este resultado, frente a los 10,8 millones de euros de 2015, es debido a los menores ingresos financieros, al elevado coste del endeudamiento local en Argentina y a las pérdidas por diferencias de cambio. A finales del ejercicio se ha cancelado en su totalidad la deuda local en Argentina. En 2016 se han producido diferencias negativas de cambio por importe de 1,5 millones de euros mientras que en 2015 se registraron diferencias positivas de cambio por importe de 11,4 millones de euros.
 
En términos de balance, el grupo dispone de una tesorería bruta de 152 millones de euros (vs. 108 millones a 30 septiembre 2016) y una deuda neta de 225 millones de euros, lo que representa una mejora respecto a los 253 millones de trimestre anterior. Durante el cuarto trimestre la deuda neta se ha reducido en 28 millones de euros debido principalmente al cobro de más de 9 millones de euros en el proyecto de Termocentro (Venezuela) y a anticipos de cobros de proyectos en curso. Durante los dos primeros meses del 2017 la compañía ha recibido cobros de Termocentro por 15 millones de euros adicionales.

El incremento interanual de la deuda neta viene fundamentalmente provocado por la ejecución de los avales del proyecto Roy Hill (Australia) por valor de 88 millones de euros y los sobrecostes asociados a los proyectos CVO (Argentina) y Carrington (Reino Unido).