El BCE comienza hoy el programa  de compra de bonos corporativos que se anunció el pasado mes de marzo y sobre el que ha corrido mucho tinta, aunque su dimensión y su importancia hacen que merezca la pena explicar cuáles son sus detalles.
 
El programa se conoce bajo las siglas CSSP (Corporate Sector Purchase Programe). Las compras se producirán como parte del actual QE al que el BCE destina cada mes 80.000 millones de euros. Por el momento, la autoridad monetaria no ha concretado qué cantidad de dinero se va a destinar cada mes a comprar bonos corporativos. Los expertos calculan que cada mes se emplearán entre 5.000 o 10.000 millones de euros.

El BCE va a comprar bonos ya emitidos de empresas europeas denominados en Euros y con vencimientos entre 6 meses y 30 años. La institución podrá hacerse con hasta un 70% de toda la emisión.

Para que un bono sea elegible, es decir, pueda formar parte del CSPP tendrá que tener grado de inversión.

Eso sí, si después de que el BCE haya comprado ese bono y forme parte de su balance, la compañía pierde ese grado de inversión, la institución no tendrá por qué vender esos títulos.

Se pueden comprar bonos con rentabilidad negativa siempre y cuando ese tipo negativo no supere al tipo de facilidad de depósito que, en la actualidad, está en el -0,40%.

El BCE publicará cada semana qué tipo de bonos ha comprado y la cantidad de dinero destinada a este programa.

Según todos los expertos, Francia podría ser el país del que más bonos se compraran. Los expertos consideran que podría suponer el 30% de todos los títulos elegibles básicamente porque tiene más emisiones a corto y tiene más emisiones que cumplen los requisitos para formar parte de este programa.

En España hay poco más de diez empresas cuyos bonos pueden ser comprados por el BCE. Y las que aparecen en el siguiente gráfico son las compañías con más dinero emitido en la eurozona.

emisiones en europa


Los analistas calculan que con este ritmo de compras del QE europeo, el tamaño del BCE superará al de la FED a principios del año que viene. A finales de este año, todos los activos en el balance de la autoridad monetaria equivaldrían al 33% del PIB de la eurozona. 

bce mayo