MADRID, 27 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- La gran dependencia de Endesa de los ingresos provenientes de Cataluña han llevado a su principal accionista, Enel, al estado de alarma ante las posibles consecuencias de una eventual secesión en la eléctrica.El negocio catalán de Endesa representa el 40% de sus ingresos y 4 millones de clientes, de los 11,5 de toda la península, están entre Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona. Por si esto fuera poco, la compañía tiene en territorio catalán sus dos centrales nucleares: Ascó y Vandellós, cuya legislación quedaría en el aire en caso de secesión.
Según El Confidencial, la creciente preocupación por el futuro del pastel energético catalán, ha llevado a la empresa eléctrica a pedir informes sobre los efectos en la compañía de la independencia catalana. Las primeras conclusiones son que el cambio territorial y político no tendría consecuencias significativas en Endesa.
MAYORÍA INDEPENDENTISTA EN EL CONSEJO DE ENDESA
Dice este diario que los encargados de elaborar estos estudios han sido los miembros del consejo asesor de Endesa en Cataluña, que cuenta con 13 miembros, 8 de los cuales han manifestado sus inclinaciones independentistas.
Estos serían: David Madí, Ex mano derecha de Artur Mas, Josep Maria Álvarez Suárez, secretario general de la UGT en Cataluña, Germà Bel Queralt, catedrático de Economía en la Universidad de Barcelona, Carles Sumarroca Claverol, vicepresidente de COMSA-ENTE -implicado en el caso Pujol-, Albert Mitjà Sarvisé, consultor independiente, Joan Carles Gallego, secretario general de Comisiones Obreras en Cataluña Imma Tubella Casadevall, doctora en Ciencias Sociales y catedrática de Comunicación y Joan majó Cruzate, vicepresidente de la Fundación Jaume Bofill.Lea también: El papel de los Sumarroca en la fortuna de los Pujol Ferrusola