MADRID, 22 MAY. (Bolsamania.com/BMS) .- Si usted opera habitualmente en los mercados, habrá notado un aumento de estrés importante cuando abre una posición. Entrar en el mercado puede parecer sencillo a primera vista, pero provoca un desgaste emocional importante, que puede acabar expulsándonos del mercado o incluso afectando a nuestra vida diaria, en forma de insomnio o ansiedad.

Una de las principales razones para este estrés se encuentra, según Pragmatic Capitalism, en la aversión a las pérdidas cuando tomamos decisiones monetarias, un rasgo que afecta a casi todas las personas a la hora de invertir.

“Las pérdidas afectan más que las ganancias. El ratio de aversión a la pérdida ha sido estimado en varios experimentos y se sitúa, por lo general, entre 1,5 y 2,5% frente a la ganancia”, afirma Daniel Kahneman en Thinking, Fast and Slow.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
“La única regla que sigo es dar instrucciones generales a mi broker, y después no lo sigo. Creo que esto es bueno porque evito angustia y porque sueles tomar decisiones estúpidas si supervisas todo demasiado cerca”, añade Kahneman.

La mayoría de los inversores reconoce que no le gusta la incertidumbre, pero realmente todo el mundo odia perder dinero. Es una de las razones por las que las previsiones de crash y correcciones siempre suenan más inteligentes y tienen más sentido.

Por ejemplo, el comportamiento diario del S&P 500 muestra un retorno positivo del 53%. Por lo tanto, si revisamos nuestra posición cada día, sufriremos mucho más que si lo hacemos mensualmente, cuando el retorno es positivo en el 62% de los casos. Ampliar nuestro horizonte temporal nos permitirá controlar mejor nuestra temida aversión a las pérdidas.

C.P.O.