Esta fusión convertirá a la empresa en el mayor proveedor europeo de bienes de consumo, presidida por Sol Daurella y cotizará en las bolsas de Madrid, Londres, Ámsterdam y Nueva York. El 34% del capital estará controlado por manos españolas mientras que el 48% será de Coca-Cola Enterprises y que serán las acciones en circulación (free float). El 18% restante permancerá a The Coca Cola Company como capital cautivo (no cotiza).
Lea también: Coca Cola: el secreto mejor guardado tras 130 años

Con más de 50 plantas de embotellado y aproximadamente 27.000 asociados, Coca-Cola European Partners tiene más de 300 millones de clientes en 13 países de Europa Occidental, incluyendo Andorra, Bélgica, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Islandia, Luxemburgo, Mónaco, Noruega, Portugal, España, Suecia y los Países Bajos. La compañía fusionada operará en los cuatro mayores mercados de bebidas embotelladas sin alcohol en Europa Occidental: Alemania, España, Gran Bretaña y Francia.
Se espera que la fusión genere sinergias sustanciales, incluyendo mejoras en la cadena de suministro y eficiencia operativa. Se estima que estas sinergias den lugar a ahorros en los costes antes de impuestos de aproximadamente 350-375 millones de euros durante los próximos tres años.
Lee además:

Las ventas de Coca Cola caen debido al fortalecimiento del dólar y las acciones se hunden más de un 4%
Las siete preguntas clave para Warren Buffett