El domingo 4 de diciembre los italianos están llamados a las urnas para decidir mediante referéndum la modificación o no de la Constitución y, con ello, el mantenimiento de Renzi en el poder o unas nuevas elecciones que podrían llevar al partido antieuropeista M5S al poder. 

El referendum en Italia se celebrará el 4 de diciembre (entre las 7am y las 11pm, hora local). Tendremos actualizaciones sobre las participación a las 12pm, 7pmn y 11pm (hora local). El recuento empezara a las 11.00pm, cuando se cierren las urnas, y deberíamos tener los resultados antes de que abra el mercado en Europa el día 5. Pero a partir de las 11.00h también se empezarán a publicar encuestas a pie de urna (con las que hay que tener cuidado, por errores importantes en el pasado).
  •  
  • A los italianos se les preguntará (con una sola pregunta) si quieren que se lleven adelante ciertos cambios en la Constitución. El cambio más importante sería el de reducir los poderes de la Cámara Alta (Senado), para que deje de tener el mismo status quo que mantiene actualmente con el Congreso.
  •  
  • Para que gane el “si” tiene que conseguir el 50% de los votos válidos sumando residentes y no-residentes mayores de 18 años, pero al ser solo un “cambio” en la Constitución no hace falta alcanzar una participación mínima (algo que si ocurre cuando se trata de abolir una ley de la Constitución ya vigente). No es la primera vez que en Italia celebran un referéndum para cambiar la Constitución (en el 2001 ganó el “Sí”, y en el 2006 ganó el “No”). Los residentes en el extranjero (unos 4 millones, que sobre un total de 55 millones representa un importante 7%, aunque la tasa de participación suele ser mucho más baja) pueden votar en los consulados hasta el 1 de Diciembre a las 4h pm, pero el recuento no se realizara hasta el cierre de urnas el día 4.
  •  
  • Según la Ley Italiana, las encuestas tendrán que dejar de publicarse dos semanas antes de que se celebre el referéndum (aunque los medios se las apañan para publicar cosas parecidas a una encuesta). Las casas de apuestas no parecen una fuente fiable en este caso tampoco. En las tablas podéis ver cómo han ido evolucionando las encuestas, y el resultado de las publicadas en los últimos días.
 

Las implicaciones políticas de que gane el “No” dependerán de la ventaja con la que lo haga. Si gana el “No” por una pequeña ventaja (como dicen las encuestas), lo más probable es que Renzi se mantenga como Primer Ministro (a pesar de que diga lo contrario actualmente como estrategia ante el referéndum). Otra posibilidad más remota sería que se formara una coalición con Forza Italia (con un líder distinto a Renzi), que llevaría a Renzi a dimitir para liderar su partido en una campaña hacia unas nuevas elecciones.  Pero si la victoria del “No” fuera por una clara diferencia (algo poco probable) posiblemente se tenga que formar un gobierno de gran coalición liderado por un tecnócrata.

La idea es que si gana el “Si”, tras la reforma de la Constitución, se le pida al Tribunal Constitucional opinión sobre la legalidad de cambiar la ley electoral (por una ley que premie al partido más votado, pero posiblemente sin segunda vuelta). Pero si sale el “No”, lo cambios en la ley electoral serán mucho más reducidos, y las coaliciones de gobierno de partidos de centro serán más probables a la vez que inestables como hasta ahora.
  •  
  • Es posible que se estén exagerando los riesgos, cuando es fácil oír algo así: “si gana el “No”, Renzi tendrá que dimitir, y la imposibilidad de formar un nuevo gobierno llevará a elecciones anticipadas, con la posibilidad de que le MS5 se hiciera con el poder, porque está muy cerca del PD en las encuestas, y un gobierno del M5S abolirá las reformas implementadas por Renzi y convocará un referéndum sobre la permanencia en el Euro”.
  •  
  • Pero hay que tener en cuenta varias cosas importantes:
  • 1) no hay ninguna obligación legal para el Primer Ministro de dimitir aunque salga el “No”;
  • 2) Aunque Renzi dimita, es muy probable que el Parlamento fuera capaz de acordar otro gobierno, porque le único beneficiado de unas elecciones anticipadas seria el M5S;
  • 3) El que tendría que convocar las elecciones es el Presidente de la República, que haría cualquier cosa para formar un gobierno antes de convocar elecciones ahora;
  • 4) Es complicado que se pudieran celebrar elecciones anticipadas si gana el “No” de una forma rápida, porque se rechazan los cambios que propone la reforma Constitucional, pero seguiría necesitándose una reforma Electoral que necesita de un gobierno para ser aprobada;
  • 5) Incluso si se consiguiera aprobar con rapidez una nueva ley electoral, y se convocaran elecciones, esta nueva ley electoral tendría pocos cambios (tras el No del referéndum, el Tribunal Constitucional pocos cambios aprobaría), y volvería a hacer falta un gobierno de Coalición, y el MS5 tendría que pactar con otros partidos (porque incluso siendo el partido más votado, no tendría mayoría), y eso es muy difícil (porque nadie quiere pactar con ellos).