El banco de inversión estadounidense calcula que el gobierno del gigante asiático ha gastado alrededor de 900 millones de yuanes (135.000 millones de euros) en los últimos dos meses para intentar salvar a su mercado de una de uno de las mayores caídas de su historia.
 
Hay que recordar que la bolsa de Shangai se ha dejado alrededor de un 30% desde los máximos de junio en sólo tres semanas, lo que obligó al gobierno a intervenir con un programa que incluía la financiación a una de sus empresas estatales para que comprara acciones de ese mercado.


bolsa de Shangai


La empresa en concreto era la China Securities Finance Corp (CFS). Según Goldman Sachs esta entidad habría invertido entre 860.000 y 900.000 millones de yuanes para apoyar a la bolsa. Sin embargo, esta entidad estima que la CFS habría conseguido unos 2 billones de yuanes.

Según Bloomberg, CSF además habría logrado que la apoyaran una red de brokers en ese empeño, con lo que la cantidad de dinero disponible para evitar el hundimiento de la bolsa es de 5 billones de yuanes.

En teoría uno de los motivos que habrían provocado la caída de más de un 8,48% en un solo día habría estado derivada de las preocupaciones de que el gobierno estaba pensando en abandonar este programa de ayudas.

De acuerdo con Goldman esos miedos ya habrían sido superados por el mercado. Por eso afirman que “La posibilidad de un desplome como el actual es baja ya que aún no se ha estabilizado y el gobierno no ha presionado para conseguir más fondos”, explican estos analistas.

Los analistas de Goldman Sachs consideran que la bolsa de Shangai podría cotizar en lateral alrededor de los 3.000 puntos, aunque el nivel podría subir hasta 4.500 puntos.

Según los analistas del banco de inversión, el gobierno habrían comprado acciones de grandes blue chips en sectores como la banca, los seguros, la alimentación y la salud.

QUIZÁ LE INTERESE VER: “China tiene todo el dinero necesario para controlar esta corrección” o “Estos son los cuatro riesgos de la economía China