CaixaBank obtuvo en el primer semestre de 2016 un beneficio atribuido de 638 millones de euros, un 9,9% menos con respecto al mismo periodo del año anterior, que incluía impactos singulares asociados a la integración de Barclays Bank, SAU.

El resultado antes de impuestos alcanza los 888 millones, lo que supone un crecimiento del 59,4% en comparación con los 557 millones obtenidos en el primer semestre de 2015 y el resultado del negocio bancario y asegurador asciende a 943 millones de euros, con una rentabilidad del 10,1% (ROTE últimos doce meses).

El resultado obtenido se apoya en el nivel de ingresos (4.049 millones de margen bruto, -11,3%), en la contención y racionalización de los gastos de explotación (-2,5% sin considerar los costes asociados a la integración de Barclays Bank, SAU y el Acuerdo Laboral en el primer semestre de 2015) y en las menores dotaciones para insolvencias (-609 millones, -56%).

El crédito experimentó un crecimiento del 1,0% en 2016, hasta los 208.486 millones, debido a la mejora de la nueva producción del crédito desde junio de 2015: el hipotecario crece un 46%, el de consumo un 58% y el de empresas y corporativa un 24%.

Fuerte crecimiento de los recursos de clientes, que ascienden a 304.465 millones, (+2,7%, 7.866 millones en el semestre), con una variación trimestral del 3,0%.

En el negocio asegurador las cuotas de seguros de vida-riesgo y seguros de ahorro y planes experimentaron un crecimiento apoyado en el incremento de los ingresos derivados de los seguros de vida riesgo (+38,3%) como resultado de la buena acogida de las campañas comerciales del programa Caixafu[Tu]ro.

La evolución de los ingresos y los gastos permite que el margen bruto alcance los 4.049 millones (-11,3%) y el margen de explotación los 2.047 millones (+3,9% y -18,5% si se excluyen los costes extraordinarios de 2015). Por un lado, el margen de intereses alcanza los 2.041 millones de euros (-10,1%) impactado por la evolución a la baja de los tipos de interés, la eliminación de las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios y el menor volumen de actividad institucional (renta fija), y a pesar de la disminución del coste financiero del ahorro minorista, que se reduce desde el 1,02% al 0,56%.

Por otro, las comisiones se sitúan en los 1.010 millones (-6,1%), impactadas por la volatilidad de los mercados, con especial incidencia en fondos de inversión y planes de pensiones y, también, por los mayores ingresos por operaciones singulares de banca de inversión en el primer trimestre de 2015.

Se incluye la plusvalía bruta de 165 millones tras la formalización de la operación de adquisición de Visa Europe Ltd. por parte de Visa Inc; mientras que en las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras provisiones se registra la provisión asociada al acuerdo de prejubilaciones alcanzado en el segundo trimestre del año (-160 millones de euros).