CaixaBank ha cerrado hoy una emisión de deuda subordinada por un importe de 1.000 millones de euros a diez años, con opción de cancelación por parte del emisor en el quinto año, con una demanda que ha llegado a superar los 2.000 millones de euros.
 
Esta nueva emisión diversifica y refuerza la estructura de capital y las fuentes de financiación de CaixaBank y, concretamente, el capital de segunda categoría, Tier 2. El precio de la emisión se ha fijado en 335 puntos básicos sobre el midswap, el índice de referencia para estas emisiones. El cupón se ha situado en el 3,50%.

Esta emisión ha obtenido una excelente respuesta por parte de los inversores institucionales, con más de 160 órdenes y una demanda que llegó a superar los 2.000 millones de euros. El 82% de la demanda ha sido internacional.

La emisión contará con la calificación de Ba2, BB+, BBB- y BBBH por parte de las agencias Moody’s, Standard & Poor’s, Fitch y DBRS, respectivamente. Los bancos colocadores de esta nueva emisión han sido BofA Merrill Lynch, CaixaBank, Goldman Sachs International y HSBC.

Es la segunda emisión institucional que CaixaBank realiza este año. En enero, colocó 1.500 millones de euros en cédulas hipotecarias a 10 años con una demanda superior a 2.400 millones.