Bankia logró un beneficio neto atribuido de 556 millones de euros en el primer semestre de 2015, un 11,5% más que en igual periodo del año anterior. El beneficio del segundo trimestre de este año, 311 millones de euros, supera en un 27,3% el del primero, que fue de 244 millones. 

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, afirmó que “Bankia cierra la primera mitad del año con una rentabilidad próxima al 10%, en línea con el objetivo para todo el ejercicio, y con una clara mejora de los resultados en el segundo trimestre”.

“Encaramos el último semestre del Plan Estratégico 2012-2015 en la senda de cumplir los objetivos a los que nos comprometimos hace tres años: una eficiencia en el entorno del 40% y unas dotaciones a provisiones de apenas el 0,5% de nuestra cartera crediticia”.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, destacó que “los resultados muestran una evolución favorable en todas las líneas: mayores ingresos, menos gastos y provisiones más bajas gracias a la caída de la morosidad”.

Sevilla añadió que “Bankia ha demostrado su capacidad para mantener el dinamismo comercial, con incremento de actividad en negocios clave para el banco. Mejoramos cuota de mercado en financiación al consumo y crédito a empresas respecto a hace un año, y la comercialización de productos de valor añadido, como fondos de inversión o seguros, registra un ritmo muy positivo”.

Crece el beneficio

El margen de intereses mejora en el segundo trimestre respecto al trimestre anterior y suma en el acumulado del año 1.388 millones de euros (-2,8% respecto al primer semestre de 2014). Sin el efecto de la depreciación de los bonos de la Sareb, que han pasado de aportar 202 millones de euros en la primera mitad de 2014 a apenas 88 millones este año, el margen de intereses habría subido un 6%.

Ese incremento se produce, a pesar del contexto de tipos de interés bajos, como consecuencia de que el abaratamiento del pasivo ha compensado la menor rentabilidad de la cartera de crédito, impactada por la repreciación de las hipotecas. El margen de clientes, que se situaba en el 1,2% en el segundo trimestre de 2014, alcanza el 1,44% en el mismo periodo de 2015.

Los ingresos por comisiones alcanzan los 481 millones de euros en el semestre, un 2,9% más que un año antes, impulsados por el incremento de los ingresos derivados de la comercialización de fondos de inversión y seguros.

El conjunto de ingresos del banco (margen bruto) se eleva hasta los 2.029 millones de euros, en línea (+0,1%) con los de un año antes. Destaca la evolución del segundo trimestre, que aportó 1.037 millones de euros, y es un 4,6% mejor que la de los tres primeros meses de este ejercicio.

Menos gastos

La contención de costes continúa siendo una constante. Los gastos de explotación se reducen un 3,8% en el semestre, hasta los 843 millones de euros. De esta manera, el ratio de eficiencia se sitúa en el 40,5%, frente al 41,2% de un año antes.

De este modo, el margen antes de provisiones acumulado en los seis primeros meses de este año es de 1.186 millones de euros, un 3,1% más, si bien el segundo trimestre de 2015, con 617 millones de euros, supera en un 8,6% al primero del ejercicio.

La bajada de morosidad que viene registrando Bankia desde hace seis trimestres permite reducir el volumen de dotaciones a provisiones hasta los 430 millones de euros en el semestre, un 23,8% menos.

De esta manera, el resultado antes de impuestos es de 753 millones de euros, que, una vez descontada la tasa fiscal y los minoritarios, deja el beneficio neto atribuido del primer semestre en 556 millones, un 11,5% más.

Este beneficio sitúa la rentabilidad sobre fondos propios acumulada en el primer semestre en el 9,8%, frente al 7,9% del mismo periodo del año anterior.

Impulso al crédito

En el primer semestre del año, Bankia concedió nueva financiación a familias y empresas por importe de 8.600 millones de euros, un 35,4% más. De esta cifra, 7.333 millones de euros se destinaron a autónomos, pymes y empresas, con un avance del 53,8%.

Este impulso, junto al registrado en financiación al consumo, permite elevar el saldo de crédito a estos segmentos, que pasa de 46.000 a 47.000 millones de euros, descontado el efecto de venta de carteras de crédito. En el último año, el incremento es de 1.800 millones.

Por el lado de los recursos de clientes, la bajada de la rentabilidad de los depósitos a plazo sigue explicando el trasvase hacia fondos de inversión. El conjunto de los recursos gestionados de clientes, dentro y fuera de balance, crece en el semestre en 1.400 millones de euros, hasta los 117.300 millones.

El dinamismo comercial de la entidad se refleja también en los avances en la comercialización de productos de valor añadido. Por ejemplo, la distribución de tarjetas de crédito y débito crece un 33%, un 70% la de TPVs para pagos en comercio y un 11% la captación de nóminas.

Otro elemento muy relevante para Bankia es la calidad del servicio. En este sentido, el estudio de pseudocompras que elabora la consultora Stiga, y que refleja la calidad del servicio prestado a los clientes, revela que la entidad ha ampliado la ventaja respecto a la media sectorial y recibe una nota de 7,09 puntos, casi medio punto más que en 2014, superando en 0,44 puntos a la media del sistema financiero.

Mejora la calidad del balance

El saldo de créditos de dudoso cobro acumula un descenso en el año de 1.239 millones de euros, tras bajar en el segundo trimestre en 776 millones. De este modo, el ratio de morosidad cae hasta el 12,2%, frente al 12,86% del cierre de 2014 y el 14,03% de junio del año pasado.

Reducción de la morosidad que se produce en paralelo a un incremento de la tasa de cobertura, las provisiones existentes para cubrir los créditos morosos. Esta ratio alcanza el 60,6%, frente al 57,6% de diciembre pasado.

La morosidad cae también a la vez que Bankia consigue reducir el volumen de activos adjudicados, hasta los 2.875 millones de euros de valor neto contable. En el primer semestre del año, la entidad vendió 4.135 inmuebles, más del doble respecto a los 1.919 de igual periodo de 2014.

Más solvente

En cuanto a la solvencia, en términos de Basilea III fully loaded, que anticipa los futuros requerimientos a la fecha actual, el ratio de capital ordinario (CET1) se situó en el 11,31%, tras subir en 71 puntos básicos en la primera mitad del año, desde el 10,6% de diciembre. Por su parte, el ratio de capital total fully loaded sube 73 puntos básicos, al 12,87%.

En términos phase in, que es el exigido a nivel regulatorio, el ratio de capital ordinario (CET1) se incrementa en el semestre en 49 puntos, hasta el 12,77%, mientras que el capital total alcanza ya el 14,33%, tras subir 51 puntos.
Al cierre de junio, el gap comercial se situó en 12.536 millones de euros, un 9% respecto a diciembre de 2014, lo que ha permitido que el ratio de crédito sobre depósitos mejore en otros 60 puntos básicos, hasta el 104,9%.

Grupo BFA

El Grupo BFA, matriz de Bankia, consiguió un beneficio neto en el primer semestre del año de 1.393 millones de euros, frente a los 827 millones de euros del mismo periodo de 2014.

En términos de solvencia, BFA mejoró su ratio de capital ordinario (CET1) phase in del 13,28% de diciembre de 2014 al 14,33% de junio de 2015, tras subir 105 puntos básicos. La solvencia total mejoró en 107 puntos básicos en el semestre, hasta el 15,86%. En términos fully loaded, el ratio de capital ordinario sube en 149 puntos básicos en el semestre, hasta el 11,84%.

resultados bankia