En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el banco presidido por Ángel Ron explica que el objetivo es "fortalecer el balance y mejorar tanto sus índices de rentabilidad como sus niveles de solvencia y de calidad de activos". De hecho, espera que el RoTE (rendimiento del patrimonio, una de las principales medidas de rentabilidad de la banca) pase del 3% del primer trimestre de 2016 hasta superar el 9% en 2018. En cuanto a la solvencia, medida según los criterios de Basilea que entrarán en vigor de aquí a 2019 por el ratio CET1 fully loaded, la entidad proyecta que mejore desde el 10,8% actual hasta superar el 12% en dos años.
Lea también: Popular suspende el dividendo en 2016 y retrasa su pago hasta 2017: sigue el derrumbe en bolsa
Lea también: Banco Popular se hunde en bolsa y cotiza en niveles de 1992
Siga aquí la cotización de las acciones de Popular
Así, "con los recursos obtenidos, Banco Popular podrá reforzar su potente franquicia y seguir avanzando con mayor firmeza en su modelo de negocio comercial y minorista, basado en la financiación a pymes y autónomos y en la financiación al consumo, aprovechar las oportunidades de crecimiento que el entorno ofrezca y, a la vez, continuar de forma acelerada con la reducción progresiva de activos improductivos".
El banco pasará a tener una elevada capacidad de generación orgánica de capital futura, lo que permitirá acelerar la vuelta a una política de dividendos en efectivo normalizada a partir de 2017
Popular explica que con esta decisión la entidad tendrá un "mejor margen de maniobra" frente a los requerimientos regulatorios futuros y a la posibilidad de que se materialicen determinadas incertidumbres "que pueden afectar de forma significativa a sus estimaciones contables". De hecho, el banco calcula que podría tener que dotar provisiones de hasta 4.700 millones de euros, lo que supondría un aumento de 12 puntos porcentuales hasta un 50% en la cobertura de activos improductivos a lo largo del año, "en línea con el promedio del sector". El 87% de estos activos improductivos tienen colateral hipotecario o son inmuebles.
El comunicado señala que ante esta situación, se producirían "previsiblemente" pérdidas contables en el ejercicio actual que quedarían íntegramente cubiertas, a efectos de solvencia, por el aumento de capital anunciado, "así como una suspensión temporal del reparto del dividendo, de cara a afrontar el entorno de incertidumbre con la mayor solidez posible".
Lea también: Los fondos de inversión más expuestos al desplome de Banco Popular

Lea también: ¿Cuáles son las principales dificultades de los bancos? Todo el sector en rojo
SUPRIME EL DIVIDENDO
Banco Popular también va a aprovechar este periodo para reducir el negocio inmobiliario. El nuevo objetivo en este sentido para la entidad es la desinversión de 15.000 millones de euros en activos improductivos entre 2016 y 2018, lo que reduciría la cantidad un 45% respecto al primer trimestre de 2016. Como resultado de estos pasos, "el banco pasará a tener una elevada capacidad de generación orgánica de capital futura, lo que permitirá acelerar la vuelta a una política de dividendos en efectivo normalizada a partir de 2017". El grupo presidido por Ángel Ron ha determinado como objetivo un ratio de pago de dividendo en efectivo (cash pay-out ratio) de al menos el 40% para 2018.
"Se trata de una situación extraordinaria. Tenemos la intención de reanudar los pagos de dividendo tan pronto como el grupo retorne a la normalidad de su beneficio y a la política histórica de dividendos", ha explicado Ángel Ron, en conferencia con analistas que recoge Europa Press.
Hay que tener en cuenta que los bancos pasan por un momento delicado ante la situación de tipos de interés bajos por la política expansiva del Banco Central Europeo (BCE), mientras que tienen que hacer frente a las exigencias de solvencia de las normas internacionales de Basilea. En este difícil escenario, al que se suma la joven competencia de las fintech y la necesidad de digitalización para los bancos tradicionales, las acciones se han visto presionadas. De hecho, los títulos de Popular son los que más caen en 2016 en el Ibex 35, al dejarse más de un 23%, aunque este miércoles se dispararon un 7,53% y lideraron las ganancias del selectivo de la Bolsa de Madrid.
Precisamente este jueves Expansión publica que los presidentes de Sabadell y Popular, Josep Oliu y Ángel Ron, han mantenido meses atrás reuniones para una posible fusión de las dos entidades, aunque acabaron sin acuerdo. A los encuentros, según el diario económico de Unidad Editorial, habrían acudido Jaime Gilinski, accionista colombiano con un 5% del capital de Sabadell, y Antonio del Valle, inversor mexicano con una participación similar en Popular. No obstante, desde Sabadell desmienten esta información.

Lea también: Repasamos técnicamente los 5 títulos que más caen del Ibex 35
CIFRAS DE LA AMPLIACIÓN
Popular emitirá y pondrá en circulación 2.004.441.153 acciones ordinarias con un valor nominal de 0,5 euros, más una prima de emisión de 0,75 euros, con lo que el precio de emisión alcanzará los 1,25 euros, lo que supone un descuento del 46% respecto al precio de cierre de este miércoles (2,36 euros). El importe nominal del aumento de capital queda fijado así en 1.0002 millones de euros, aunque el importe efectivo considerando el precio de suscripción es de 2.505 millones.
La ampliación está dirigida a los accionistas de la sociedad que hubieran comprado sus títulos hasta el día de la publicación del anuncio del aumento de capital en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME). A cada acción le corresponderá un derecho de suscripción preferente, y serán necesarios 14 derechos para suscribir 13 nuevas acciones. Estos derechos serán transmisibles en las mismas condiciones que las acciones y se negociarán en las Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia.
El periodo de suscripción preferente tendrá una duración de 15 días naturales, y comenzará al día siguiente al de la publicación del anuncio del aumento de capital en el BORME. Los derechos de suscripción preferente no ejercitados se extinguirán automáticamente cuando finalice el periodo de suscripción preferente.
¿ES POSITIVA O NEGATIVA LA NOTICIA?
El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, considera que toda ampliación de capital "es positiva" y cree que es una decisión dura a corto plazo pero conveniente a largo plazo, ya que la entidad aumenta su solvencia. Aunque en el mercado, es "una noticia negativa" y ante la cuál era previsible "reacción a la baja en bolsa", explican los analistas de Renta 4, que tras el desplome inicial en la jornada recomiendan "mantener".
En cualquier caso, desde el punto de vista técnico Popular continúa con una tendencia claramente bajista "dibujando máximos y mínimos decrecientes en todos los plazos", explica José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía. De hecho, en este momento la primera señal de fortaleza en los títulos de Banco Popular pasa por cerrar el imponente hueco bajista de este jueves en los 2,356 euros, algo que a todas luces parece una tarea imposible (cotiza ahora en 1,8 euros)", añade el experto.
En un gráfico de muy largo plazo, prosigue Rodríguez, "observamos una pequeña zona de soporte en el entorno de los aproximadamente 1,40 euros para lo que hay retroceder en el tiempo hasta verano de 1992 coincidiendo con referencia de precio de verano de 1990".
Gráfico semanal de Popular

Lea además:
Los bancos del Ibex 35 reducen su beneficio un 12% en el primer trimestre: ¿qué le pasa al sector?
Repasamos el aspecto técnico de los bancos de nuestro Ibex 35
Radiografía de los bancos más grandes del mundo por capitalización bursátil
El sector financiero hace saltar las alarmas sobre los bancos centrales
Los bancos trasladarán a sus clientes los 'altos' costes regulatorios