La farmacéutica catalana Almirall ha obtenido en los nueve primeros meses del año un beneficio neto de 42,9 millones de euros, lo que supone un 96,8 % más que en el mismo período de 2013, cuando ganó 21,8 millones.
Entre enero y septiembre de 2014, los ingresos de la compañía han aumentado un 7 %, hasta 654,1 millones, mientras que el ebitda (beneficio bruto de explotación) se ha situado en 107 millones, un 80,4 % más, según los resultados remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En su nota, ALMIRAL destaca que los resultados van en línea con las previsiones y que el beneficio normalizado (excluyendo elementos no recurrentes) asciende a 43,9 millones, un 101,4 % más. Por su parte, el margen bruto ha alcanzado los 429,8 millones, un 27,6 % más, debido a la mayor proporción de ventas procedentes del portafolio de Almirall y a la consolidación de la franquicia dermatológica Aqua Pharmaceuticals.

El consejero delegado de Almirall, Eduardo Sanchiz, ha remarcado el importante crecimiento que han registrado las ventas y el beneficio de la compañía, impulsado principalmente por el negocio respiratorio -que recientemente ha vendido a la británica AstraZeneca- y el de dermatología.

Precisamente, Almirall ha completado a principios de este mes de noviembre la operación para transferir a AstraZeneca los derechos de su franquicia respiratoria, de manera que la compañía británica es ya ahora la propietaria de los derechos de desarrollo y comercialización del negocio respiratorio de la firma catalana. La transacción, que la farmacéutica catalana anunció el pasado 30 de julio, incluye un pago inicial de 875 millones de dólares (unos 652 millones de euros) pagaderos al cierre del acuerdo, más pagos futuros adicionales que pueden alcanzar 1.220 millones de dólares (unos 910 millones de euros) vinculados a hitos de desarrollo, lanzamiento de nuevos productos y ventas.

Eduardo Sanchiz ha afirmado que los ingresos de esta operación ayudarán a Almirall a focalizar su actividad en áreas de especialistas y particularmente en dermatología, donde está "redoblando esfuerzos para estar entre las compañías líderes a nivel global".

La venta del negocio respiratorio a AstraZeneca incluye fármacos como el Eklira (aclidinio), el medicamento estrella contra la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) de Almirall, que en el tercer trimestre ha reportado a la compañía unos ingresos de 93,4 millones de euros, un 53,3 % más, lo que representa el 15,3 % de las ventas netas.
Por su parte, la franquicia dermatológica ha crecido un 83,4 %, hasta alcanzar los 181,9 millones, convirtiéndose en la primera área terapéutica en términos de ventas.

Gastroenterología y dolor son "áreas de interés adicional para Almirall" y están representadas por los medicamentos Constella, indicado para el tratamiento del síndrome del intestino irritable, y Sativex, usado para tratar la espasticidad en la esclerosis múltiple.

Los gastos de Almirall en Investigación y Desarrollo (I+D) han ascendido hasta septiembre a 80,1 millones de euros, un 11,7 % menos que en el mismo período de 2013. En cambio, los gastos generales y de administración han crecido un 3,5 %, hasta 349,1 millones