Acerinox cerró el primer trimestre de 2017 con un beneficio neto, después de impuestos y minoritarios, de 98 millones de euros, alzándose como el mejor trimestre de los últimos diez años. 


El beneficio neto de Acerinox en estos tres primeros meses del año supera en 18 millones al obtenido durante todo el año anterior, en el que la compañía ganó 80 millones de euros, y supera en 106 millones al del primer trimestre de 2016, cuando se registraron pérdidas de ocho millones.

Entre enero y marzo de este ejercicio el Ebitda se elevó hasta los 191 millones de euros, un 366% más que el primer trimestre del año anterior (41 millones), mientras que la facturación del Grupo alcanzó los 1.252 millones de euros, experimentando un crecimiento del 31,4%, gracias al aumento de la actividad en todos los mercados y a la mejora de los precios.

La producción de acería experimentó un crecimiento de 16,1% alcanzando un volumen de 667.523 toneladas. También aumentaron las producciones de laminación en caliente y laminación en frío, un 12,6 y 4,8% respectivamente.

Una vez más, el Grupo demuestra su agilidad y flexibilidad para aprovechar la mejora de las condiciones de mercado y la revalorización producida por la subida de los precios de las materias primas; aumentando las producciones y mejorando márgenes y volúmenes.