Banca acreedora y bonistas de Abengoa habrían alcanzado un principio de acuerdo de refinanciación de la compañía. Los títulos de la compañía, tanto A como B, se desploman más de un 10% en bolsa.
 

Según la información publicada por Europa Press, los acreedores tomarán la mayoría del capital mientras que los actuales accionistas – entre los que se encuentra la familia Benjumea- diluyen su participación al 5% aunque podría ampliarse hasta el 10% en caso de que se cumplan distintos hitos del plan financiero.  La aspiración de Benjumea de contar con una participación del 12,5% en la Nueva Abengoa, que se podría incrementar hasta el 30% si se cumplía la hoja de ruta, ha sido considerada “inasumible” por los acreedores, según informa la Agencia de noticias.
Sin embargo, el hecho de poder acceder al 10% es vital para los Benjumea y el resto de familias históricas, cuenta El Confidencial, puesto que “todos tienen deudas personales con la banca que están avaladas por las propias acciones de Abengoa. DE no cumplir los retos marcados, corren el riesgo de ser ejecutados, como ya les ocurrió parcialmente el pasado mes de diciembre”.  La renuncia definitiva del que fuera presidente de la compañía estaba condicionada a esta cesión por parte de los acreedores.

Ahora el plan tendría que ser desarrollado y presentado al resto de acreedores para que sea refrendado antes del 28 de marzo por el 75% de los prestamistas del grupo. KPMG, encargado de desarrollar el plan de viabilidad global, ha planteado que los acreedores inyecten entre 1.500 y 1.800 millones de euros en la compañía para evitar que la empresa entre en concurso de acreedores.

Ahora la clave pasa por las desinversiones que tenga que llevar a cabo la compañía de ingeniería. Esta mañana la prensa consideraba que el plan no sólo era utilizar las acciones de Atlántica – antes Abengoa Yieldco – como garantía de nuevos préstamos sino que incluso contemplaba poder emitir bonos canjeables por esas acciones o directamente venderles en caso necesario para ir reembolsando nuevas líneas de liquidez.

Aunque los títulos cede más del 10% en la sesión,  la compañía  incrementa en el mercado en torno al 157% desde que marcara su nivel mínimo el pasado 12 de febrero. Desde entonces ha vivido una recuperación intensa que se ha agudizado más en las últimas jornadas, con subidas de más del 20% en los últimos casos. (Ver: El chicharro del año: Abengoa se dispara más de un 150% en un mes)

Ahora mismo las acciones B de la compañía se encuentran en los niveles de los 0,30 euros frente a los 0,14 euros en los que cotizaba hace tan solo menos de un mes. En este sentido, todo esto se desarrolla en un marco en el que aún se espera la aprobación por parte de los acreedores del plan de viabilidad.