La divisa británica continúa con debilidad en las últimas jornadas. Una última devaluación que ha llegado de la mano de las supuestas intenciones del gobierno, con Theresa May a la cabeza, que según aseguran diferentes medios británicos estaría dispuesto a negociar una salida del Reino Unido de la Unión Europa dura.
 

El llamado “Hard Brexit” o Brexit duro es cada vez una posibilidad más fuerte. Pese a que el consenso de mercado estima que lo más probable es que se realice una negociación más suave que dura, el mensaje que está trasladando la administración británica es de una salida de mayor dureza.

Tal y como publican distintos rotativos británicos, que citan fuentes muy cercanas a Downing Street, la primera ministra podría señalar en la intervención que tendrá lugar mañana que entre sus principales objetivos en la negociación tras el Brexit estarían poder limitar la inmigración europea a Reino Unido; poder negociar libremente acuerdos comerciales con países de otros continentes; y sacar al país de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia.

De ser así, el control del Reino Unido sobre todos estos campos sería absolutamente incompatible con la permanencia británica dentro del mercado común y de la unión aduanera. La Unión Europea exige el libre movimiento de trabajadores como una condición inseparable para el libre intercambio de bienes, servicios y capital; además del sometimiento a unas normas comunes.

Según estos mismos medios, May señaló que Reino Unido tiene que estar preparado para abandonar el mercado único si aspira a recuperar todo el control sobre sus fronteras y sus leyes. Así, se inclinaría por el denominado "Brexit duro". Por su parte, las fuentes oficiales de Downing Street no confirmaron si éste será su mensaje el martes.

En este sentido, el gran movimiento se ha visto canalizado principalmente en el mercado de divisas y en la libra en particular, con caídas de entorno a casi el punto porcentual. Como apunta José Luis Cárpatos, analista independiente hay que tener en cuenta por un lado el  “informe político en Alemania donde se pide dureza en el Brexit para poder mantener unida Europa”.

En esta línea, Habría que añadir “el comentario  fuera de lugar de Trump diciendo que el Brexit es bueno para Reino Unido, y tendrán más miedo al mercado de daños en la economía”. El resultado, es mayor en la libra. El cruce euro-libra se encuentra con un alza del 0,8% y en último movimiento nos ha llevado "a la zona de sobrecompra”.
 

Euro-Libra

 


Cabe destacar que desde que se produjera el referéndum británico la libra ha retrocedido hasta más de un 13%. Si atendemos a la historia y como apunta la agencia Thomson Reuters, el movimiento realizado es muy similar al que se produjo en 1975 cuando se celebró el primer referéndum de permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea (que en este caso salió de manera favorable).

 

 

 

Libra

 


“También se nota en el GBPUSD, con otro nuevo mínimo del mes que ataca los mínimos del año pasado”, avanza el analista.