En nuestra opinión, el colapso del petróleo de ayer a un mínimo de siete meses acentúa claramente la muerte de la OPEP. El fino velo de control que los mercados le conferían a este comité disfuncional ya no existe.

Los recortes de producción muy promocionados, que en realidad nunca disminuyeron el suministro de la OPEP o empujaron los precios al alza, destacaron la ineficacia del grupo en los mercados modernos de energía.

No esperamos una rápida recuperación de los precios del petróleo dado que la debilidad se mantiene debido a un exceso de oferta incontrolable sobre las expectativas de una desaceleración del crecimiento mundial, que está fuera de lugar. Salvo un evento significativo que drene los niveles de inventario, no esperamos que los precios del petróleo suban por encima de 55 dólares este año. En los mercados de divisas, las monedas vinculadas al petróleo han estado bajo fuerte presión de venta. Más vulnerable es el Dólar-Rublo, que está llegando a su media móvil de 200 periodos alrededor de 60.

La caída de los precios del petróleo, las preocupaciones sobre las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y el potencial de más sanciones, junto con el posicionamiento largo en el RUB y las tasas de interés recortadas por el banco central sugieren una perspectiva negativa por el RUB. Si bien la sensibilidad del dólar canadiense a la volatilidad del crudo ha disminuido, la repentina retórica de línea dura del banco central ha centrado el pensamiento de los inversores en las expectativas de política monetaria, lo cual significa que podríamos ver una reversión del impulsor primario de vuelta a los materias primas. Además, la caída del petróleo dañará la perspectiva para el crecimiento y la inflación, obligando al Banco de Canadá a reconsiderar los comentarios de línea dura.

Divisas

Fuente: Yahoo Finance