El bitcoin se consolida tras su más reciente salto mientras que el euro dólar tiene un comportamiento oscilante.

Su estructura técnica marca un momentum alcista bastante acentuado a corto plazo, lo que lo deja expuesto a una mayor apreciación. El nuevo soporte horario se ubica en 5605 (mínimo del 13/11/2017), mientras que el clave se ubica en un muy distante 2975 (mínimo del 22/08/2017). A largo plazo, esta clase de activo digital ofrece unas perspectivas valoración exponencial, contando con bastantes probabilidades de alcanzar los *10.000.

Comportamiento oscilante

El EUR/USD aún se negocia con un sesgo bajista a pesar del rebote actual. La resistencia horaria se ubica en 1.1690 (máximo del 03/11/2017) y el soporte horario en 1.1554 (mínimo del 07/11/2017). A corto plazo el major se ve expuesto a una nueva fase de consolidación. A largo plazo se observa claramente cómo el momentum pasa a ser predominantemente alcista, lo que hace que mantengamos un sesgo en esta dirección. La resistencia clave se ubica 1.2252 (máximo del 25/12/2014). El soporte clave continúa ubicado en 1.0341 (mínimo del 03/01/2017).

Se atenúa la volatilidad

El GBP/USD aún se negocia por debajo del 1.32. El soporte de referencia se mantiene en 1.3027 (mínimo del 06/10/2017). Su estructura de precio lo deja expuesto a un mayor rebote. A largo plazo, el patrón bajista se está revirtiendo tras haberse acentuado tras el voto del Brexit y dejado al major expuesto a mayores declives. En esta escala de tiempo, el soporte se ubica en 1.1841 (mínimo del 07/10/2017) y la resistencia en 1.3500. Esta tendencia bajista de largo plazo quedará anulada si el mercado confirmara el quiebre de esta última. De todos modos, es poco probable por el momento.