Zardoya Otis  sigue careciendo de atractivo en el entorno actual y ante las débiles perspectivas de crecimiento de la compañía, señala Goldman Sachs. Apunta que los nuevos pedidos seguirán siendo flojos y que existen riesgos a la baja para la división de servicios, motor de los resultados en 2t. Recomienda vender con precio objetivo de 11 euros.