Los títulos de la compañía de ascensores se dejan un 7,88 por ciento y se colocan a 25,50 euros. Una caída que se suma al desplome sufrido por la empresa en la última sesión, del 8 por ciento - su mayor descenso en 10 años-. El desencadenante de las ventas ha sido un informe negativo de Goldman Sach, que aconseja a los inversores vender las acciones de Zardoya, al entender que están sobrevaloradas en un 50 por ciento.