Qué mejor manera de terminar una semana de infarto en los mercados internacionales que con la publicación de los resultados de test sobre la banca en la tarde de hoy. Se supone que estas pruebas deberían traer tranquilidad a las plazas bursátiles pero la fiabilidad de estos examenes ya quedó en entredicho el año pasado.
En una semana en la que se ha puesto en entredicho la solvencia de países como España o Italia, la banca europea conocerá el resultados de los test de solvencia en la tarde de hoy. Tras cinco días de infarto en los mercados tanto de renta variable como de renta fija, la publicación de este tipo de pruebas debería inyectar algo de tranquilidad en los mercados.

El problema llega cuando hacemos el inevitable ejercicio de memoria histórica y recordamos como el año pasado la fiabilidad de estas pruebas quedó en entredicho. Poco después de la publicación de estos test veíamos como los bancos Irlandeses llevaban a la quiebra al país del trébol.

Ya entonces Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse advertía de que estos test tenían como función tranquilizar a los mercados… y el resultado fue el que fue: un ligero periodo de tranquilidad cerrado de manera brusca por una quiebra a la que más tarde seguiría otra más, la de Portugal

Esta vez, según señala Javier Flores, analista de Dracon Partners, los test “se acercan más a lo que es la realidad por lo que los podemos considerar más estrictos”. Además añade que si tenemos en cuenta que las entidades financieras nacionales ya pasaron por un control realizado por el Banco de España “aún más estricto que el europeo” no debería haber problemas mañana (por hoy)… todo ello a pesar de que ya hay rumores de que el Banco Pastor podría no haber pasado la prueba, algo que la entidad se apresuró ayer a desmentir.

Y es que los bancos nacionales no tienen problemas de solvencia. Al menos eso asegura José Luis Cava analista independiente. “Lo que existe es un problema de estrechamiento de los márgenes, no de solvencia (…) el modelo de préstamos hipotecarios está agotado y debe cambiar (…) pero la realidad es que aún no encontrado otro modelo que de más dinero”.

Por eso la jornada de mañana debería finalizar sin sorpresas. Es evidente que los bancos pequeños lo van a pasar peor y que las cajas tienen un problema pero es un problema en el que ya se está trabajando. “Se esperan nuevos suspensos en la prueba de resistencia de este viernes por parte de algunas de las cajas españolas”, señala Patricia Mata analista de CMC Markets y es que “se trata de un mal momento para salir al mercado; el problema que tienen las cajas es que tienen que salir porque tienen un calendario establecido y nadie les garantiza que si dejan la recapitalización para más adelante la situación vaya a ser mejor”.

Así las cosas el único juez, como siempre, será el tiempo.