Wi-Lan, una empresa de licencias de tecnología, presentó una demanda acusando a 19 empresas de informática y telefonía por infringir una patente al vender ordenadores portátiles y dispositivos móviles con tecnología Bluetooth.