Los futuros del crudo estadounidense alcanzaron el martes un nuevo máximo histórico, al subir a un récord de 120,54 dólares por barril. En tanto, los futuros del crudo Brent de Londres también alcanzaron un máximo al negociarse a 118,84 dólares por barril.
Las interrupciones del suministro en Nigeria han ayudado a empujar el petróleo a nuevos picos. Por ejemplo, la producción de Royal Dutch Shell en Nigeria está reducida en unos 164.000 barriles diarios. Las huelgas y los ataques de insurgentes contra las instalaciones petroleras han causado una sucesión de problemas en el suministro en ese país africano, octavo mayor exportador de crudo a nivel mundial. La debilidad del dólar también ha contribuido al alza del petróleo, pues la depreciación de la moneda ha impulsado los precios de las materias primas transadas en divisa estadounidense.