Axel Weber, miembro del BCE, dice que recortar los tipos de interés por debajo del 1% podría incrementar los riesgos de parálisis en el mercado interbancario, ya que los bancos no tendrían incentivos para prestar el dinero.