La Bolsa de Nueva York terminó dispar el lunes, indecisa ante los altibajos de la cotización del petróleo. El Dow Jones perdió 0,31%, pero el Nasdaq ganó 0,83%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) retrocedió 38,27 puntos a 12.269,08 unidades, mientras el índice de alto componente tecnológico Nasdaq avanzó 20,28 puntos a 2.474,78 unidades. El índice Standard and Poor's 500, más amplio y en consecuencia más representativo, se mantuvo estable (+0,01%, o +0,11 punto) a 1.360,14 puntos.
'El petróleo continúa teniendo un impacto sobre el mercado: estuvo en alza de más de cuatro dólares antes de bajar', comentó Todd Leone, analista de Cowen&Co. En efecto, en un contexto en el que todo riesgo de inflación fragiliza más al mercado bursátil, los inversores habían reaccionado negativamente al nuevo récord del oro negro, que alcanzó 139,89 dólares el barril en Nueva York, justo antes de la apertura de la bolsa. Los operadores se tranquilizaron parcialmente luego, ante el repliegue del crudo hacia los 134 dólares. Por otra parte, el índice Empire State que mide la actividad industrial en la región de Nueva York, volvió a bajar en junio a -8,7 puntos, cuando los analistas preveían una contracción más reducida. Ello agregó otra sombra sobre la capacidad de recuperación de la economía estadouidense. Pero en conjunto, 'la sesión fue calma, con un volumen de operaciones bajo y pocos elementos capaces de hacer variar demasiado las cotizaciones', afirmó Leone. El sector financiero ayudó al mercado a limitar las pérdidas, tranquilizando a los inversores con los anuncios realizados por el banco de inversiones Lehman Brothers (+5,39% a 27,20 dólares). Después de caer la semana pasada a consecuencia de rumores sobre su solidez financiera, la institución estadounidense confirmó finalmente una pérdida de 2.800 millones de dólares en el segundo trimestre y dijo haber tomado las medidas necesarias para su recuperación. El mercado obligatorio subió. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,245%, contra 4,261% en la noche del viernes y el de los títulos a 30 años a 4,780%, contra 4,802%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.