La Bolsa de Nueva York cerró hoy en positivo por cuarta sesión consecutiva y el índice Dow Jones de Industriales subió el 0,53%, debido en parte al impulso de los sectores industrial y tecnológico, entre otros. Ese indicador bursátil, que incluye a algunas de las mayores empresas de Estados Unidos, avanzó 49,88 puntos y terminó la sesión en 9.547,22, en tanto que el selectivo S&P 500 ganó el 0,78% (7,98 puntos), hasta 1.033,37 unidades.
El índice compuesto del mercado Nasdaq, donde se negocian numerosas empresas de tecnología e internet, avanzó un 1,11% (22,62 puntos) y se alzó hasta los 2.060,39 enteros. El sector industrial, con una subida del 2,16%, fue el que registró el mayor avance en la jornada, que también resultó positiva para el de sector de compañías de equipamiento y maquinaria (1,24%), el financiero (0,8%) y el tecnológico (0,99%).

Las acciones de Caterpillar, el mayor fabricante mundial de maquinaria pesada, se revalorizaron el 3,07% y lideraron el avance entre las empresas del Dow Jones, seguidas por las de General Electric (2,55%), Boeing (2,08%) y 3M (2%), entre otras empresas vinculadas a la actividad industrial. También tuvieron una jornada favorable Disney, cuyos títulos ganaron un 2,55%, el fabricante de aluminio Alcoa, que subió el 1,67%, y la farmacéutica Merck, que registró un alza del 1,87%.

Entre las tecnológicas incluidas en el Dow Jones, Cisco se revalorizó el 1,41%, Intel ganó un 0,66% y Hewlett-Packard subió el 1,12%, en tanto que IBM perdió un 0,34%. Tampoco resultó favorable la sesión para Apple, cuyas acciones se depreciaron el 1,04% en el mercado Nasdaq, en una jornada en la que el cofundador de la empresa, Steve Jobs, reapareció en un acto público después de meses de convalecencia por un tratamiento de cáncer de páncreas y un trasplante de hígado.

La bolsa neoyorquina mantuvo la tendencia alcista después de que se conociera que la Reserva Federal asegura en su libro "beige" que en once de los doce distritos en que se divide el país se percibieron signos de estabilización o de mejora de la actividad económica en los dos últimos meses.

No obstante, hubo aún signos de debilidad en el mercado laboral y en el comercio minorista, entre otras áreas.

La compañía de restaurantes de comida rápida McDonalds fue, con un descenso del 2,01%, la que registró la mayor pérdida en el valor de sus acciones entre las empresas incluidas en el Dow Jones, después de dar a conocer que sus ventas mundiales subieron un 2,2% en agosto, algo menos de lo que esperaban los analistas.

También se negociaron a la baja las acciones de la química DuPont (1,48%), Procter & Gamble (0,81%) y Wal-Mart (0,56%), entre otras. Entretanto, el precio del crudo de Texas subió un 0,29%, hasta 71,31 dólares por barril, con el mercado petrolero a la espera de recibir datos de las reservas en Estados Unidos y el resultado de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El dólar se debilitó de nuevo ante el euro y otras divisas, al tiempo que la deuda pública estadounidense a diez años subió de precio, para ofrecer una rentabilidad del 3,47%.