El parqué neuyorkino se ha levantado de buen humor y, no es para menos, ya que , poco antes del pistoletazo de salida en Wall Street, se ha conocido que el paro descendió por debajo de lo esperado. Estos datos también han alimentado el apetito por activos de mayor riesgo, por lo que el Dow Jones subía al inicio de sesión un 0,31% hasta los 10.398 puntos, el Nasdaq un 1,27% y el S&P 500 un 1,25, frente a los títulos del Tesoro que ya perciben en sus carnes las consecuencias de la mejora económica.

La noticia de la jornada ha sido la menor destrucción de puestos de trabajo de los últimos dos años en EE.UU.. El departamento de Trabajo ha detallado que la tasa de paro se situó en noviembre en el 10% frente al 10,2% del mes anterior, superando, consecuentemente, las expectativas del mercado. En total, el mes pasado 11.000 estadounidenses perdieron su puesto.

También se acaba de publicar que los pedidos de fábrica se han incrementado en un 0,6%, superando, igualmente, las predicciones de los analistas.

Mientras, el barril de West Texas avanza ligeramente hasta los 76,5 dólares. El oro, por su parte, que tocó nuevos máximos esta semana retrocede hasta los 1.191 dólares por onza.

El ector financiero vuelve a centrar la atención del parqué. Un día después de anunciar su intención de devolver las ayudas públicas, Bank of America ha confirmado la mayor ampliación de capital realizada en EEUU desde el 2000. Según los términos de la operación, la cifra ascenderá a los 19.300 millones dólares. Las acciones de Bank of America se sitúan prácticamente planas en la apertura. 

Entre los rezagados en publicar sus resulados estaba Big Lots que hoy se dispara un 17,4% tras anunciar que su beneficio ascendió a 30,3 millones de euros. Además, ha confirmado una recompra de acciones y ha mejorado las estimaciones de ganancias para el cuarto trimestre.