Tras la sesión de bajas de ayer, hoy Wall Street vuelve a escribir sus números en verde. El Dow Jones deja atrás las pérdidas y, poco después del pistoletazo de salida, recuperaba los 9.172,60 puntos con un alza del +0,41%. Por parte, el Nasdaq subía en la apertura un +0,50% y S&P 500 un +0,09, y eso que los datos macroeconómicos que llegan desde la otra punta del Atlántico no son alentadores. Antes del comienzo de la jornada bursátil se conoció que las ventas minoristas de la quincena que llevamos de mes bajaron por encima de lo esperado y los precios al productor de julio descendieron un 0,9%.
Parece que la bolsa neoyorkina está impredecible. Ayer los principales índices bursátiles registraban pérdidas, pese a los buenos datos macro americanos y hoy los contratos a futuro sobre los principales índices de acciones en Estados Unidos crecían ya desde la apertura, a pesar de que Redbook Research informó a las 14:30 hora española que las ventas de las cadenas minoristas en Estados Unidos descendieron un 0,7% durante las dos primeras semanas de agosto, frente al mismo período del mes anterior.

Pero éste no ha sido el único dato macro poco positivo, también se ha conocido que los precios al productor en EE.UU. disminuyeron en julio, presionados por los descensos en los segmentos de la energía y los precios más bajos de algunos alimentos básicos. Con este descenso, el mayor desde hace un año, se reducen las presiones sobre los precios en momentos en que la economía parece estar saliendo de la recesión, pero las empresas siguen sin verse beneficiadas de estas caídas sostenidas que se repiten desde hace meses, ya que reciben menos dinero porque los precios de comercialización de sus productos también se ven reducidos.

Tras conocer ayer que los indicios de construcción de casas subieron en junio, hoy hemos sabido que el mes pasado, por el contrario, descendieron un -1,0%, junto con los permisos de construcción que cayeron un -1,8%. Estos datos presentan un panorama más débil para el sector de viviendas que en los dos meses anteriores. Este dato, además, ha hecho que los precios de los títulos del Tesoro de Estados Unidos cedieran las alzas que obtenidas.

Ayer al cierre de la sesión española, la Reserva Federal estadounidense y el Departamento del Tesoro decidieron extender hasta 2010 su programa de apoyo al crédito Term Asset-Backed Securities Loan Facility (TALF) porque, pese a que la visión de la economía americana por parte de los mercados financieros es buena, matizan que los mercados de valores respaldados por activos (ABS) y los respaldados por hipotecas comerciales (CMBS), seguirán con problemas durante algún tiempo.

Pero, ésta no ha sido la única noticia que nos hemos conocido de manos de la Fed. Según un sondeo realizado por este organismo, en el segundo trimestre del año disminuyeron los bancos que adoptaran estándares más estrictos para sus préstamos a empresas y hogares. Esto presenta una nueva señal de que la recesión está perdiendo fuerza. El sondeo, publicado el lunes, muestra que algunos bancos continuaron restringiendo aún más el acceso al crédito para los consumidores y las empresas durante el segundo trimestre.

En el apartado empresarial, General Motors ha vuelto ha estar en boca de todos, pero no porque anunciara por fin la compra de Opel, sino porque ha llegado a un acuerdo con el fabricante de coches deportivos Koenigsegg para la venta del 100% de las acciones de su filial sueca Saab.

Entre los resultados empresariales de la jornada, Home Depot, el mayor fabricante de complementos para el hogar, ha anunciado que su beneficio ha caído el 7% en el segundo trimestre hasta los 1.120 millones de dólares, desde los 1.200 que ganó en el mismo período del año anterior. Pese a estos malos datos, sus acciones suben en bolsa un +3,37% esta jornada. A la espera estamos de conocer los resultados de Hewlett Packard, cuyos contratos a futuros recogen unas alzas de +0,19%, y los de Cardinal Health, cuya cotización sube +3,57%.

Todo esto en una semana en la que Norteamérica sigue atónita por el mayor caso de piratería informática y robo de identidad en la historia de EE.UU..