La bolsa neoyorkina ha terminado con alzas la sesión favorecida por los datos económicos publicados, que se han situado por encima de las previsiones. El Dow Jones ganó un 1,48% mientras que el Nasdaq ha cerrado con una revalorización del 1,7%. Tras dos sesiones de corrección moderada, Wall Street ha recuperado terreno y ha superado el pesismismo existente en el mercado, causa de la desconfianza generada por la crisis de crédito.
La Bolsa de Nueva York terminó en neta alza este miércoles, favorecida por datos económicos que superaron las previsiones, aumentando el entusiasmo de los inversores: el Dow Jones ganó 1,48%, y el Nasdaq subió 1,78%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) aumentó 196,23 puntos a 13.444,96 unidades y el índice Nasdaq de los valores tecnológicos, avanzó 46,53 puntos a 2.666,36 unidades, según cifras defintivas de cierre. El índice ampliado Standard and Poor's 500 siguió la tendencia, ganando 1,52% (+22,22 puntos) a 1.485,01 puntos. Después de dos sesiones de corrección moderada, Wall Street se recuperó netamente este miércoles, gracias a 'una larga lista de datos económicos positivos, que superaron el pesimismo del mercado', señaló Peter Cardillo, analista de Avalon Partners. Referencias económicas El aumento de la productividad en el tercer trimestre fue revisado al alza, a 6,3% contra 4,9% antes. Se trata de las ganancias más importantes desde el tercer trimestre de 2003. Otro dato que superó las previsiones fue el de las órdenes industriales, que aumentaron 0,5% en octubre. Además, dos días antes del importante informe sobre el mercado laboral estadounidense, que sirve de referencia sobre el estado general de la economía, los inversores vieron los resultados del estudio de ADP sobre el sector privado como un buen presagio. Según el gabinete ADP, fueron creados 189.000 empleos (fuera del sector agrícola) en noviembre. 'Esta cifra es netamente superior a lo previsto y es considerada por muchos como un buen augurio para el importante informe del viernes', subrayó Al Goldman, de AG Edwards. Tampoco la desaceleración de la actividad en el sector servicios, con un índice ISM en baja a 54,1% en noviembre, contra 55,8% en octubre mitigó el entusiasmo de Wall Street. El mercado obligatorio fue afectado por la recuperación bursátil. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 3,911%, contra 3,889% el martes en la noche y el de los títulos a 30 años a 4,391%, contra 4,346%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.