La Bolsa de Nueva York aceleró hoy la tendencia bajista en la última hora de negocios y el Dow Jones de Industriales perdió el 0,66%, en una sesión muy desfavorable para el sector de energía y en la que descendió el precio del crudo. Ese indicador bursátil retrocedió 72,47 puntos y finalizó en 10.897,52 unidades, en tanto que el selectivo S&P 500 bajó el 0,59% (-6,99 enteros), a 1.182,44 puntos.
El índice compuesto del mercado Nasdaq cedió el 0,23% (-5,65 unidades) y concluyó la jornada en 2.431,16 enteros. El sector de empresas de energía (-1,13%) fue el más afectado por la corriente vendedora que predominó este miércoles en Wall Street y que se intensificó a medida que se aproximaba el cierre, con lo que el Dow se alejó de la cota de 11.000 puntos que había tenido al alcance de la mano en las dos sesiones previas.

También registraron descensos notables el sector de empresas de servicios básicos y el industrial, que bajaron en torno al 0,9%, y los de materias primas, de equipamiento y de transportes, con retrocesos de en torno al 0,7% en cada caso, entre otros.

El precio del crudo de Texas bajó el 1,1% después de seis sesiones consecutivas de alzas y cerró a 85,88 dólares, tras conocerse que las reservas aumentaron la pasada semana en EE.UU. en 2 millones de barriles, casi el doble de lo esperado.

Las petroleras Exxon Mobil (-0,82%) y Chevron (-0,65%), las mayores de Estados Unidos, acusaron el descenso del precio del crudo y formaron parte del grupo mayoritario de empresas en el Dow que registraron pérdidas en el valor de sus acciones.

Los mayores retrocesos en ese índice se los anotaron Alcoa (-1,93%), American Express (-1,74%), Verizon (-1,58%), Caterpillar (1,26%), Merck (-1,23%), JPMorgan Chase (-1,13%) y Hewlett-Packard (-1,06%), en tanto que el resto bajaron menos del 1%.

Media docena de componentes del Dow tuvieron en cambio una jornada favorable y Bank of America (0,7%) lideró ese grupo, seguido de Pfizer (0,65%), Cisco (0,46%), Intel (0,22%), Home Depot (0,18%) y Microsoft (0,1%).

Los inversores no tuvieron ocasión de calibrar más datos acerca de la marcha de la economía, pero conocieron que el crédito en manos de los consumidores bajó en febrero en 11.500 millones de dólares, más de lo que se preveía, lo que sugiere un menor ánimo de los estadounidenses a endeudarse, según cálculos de la Reserva Federal.

También estuvieron atentos a la intervención del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que manifestó durante un acto en Dallas que la economía "está lejos" aún de dejar atrás sus dificultades, entre ellas un débil mercado inmobiliario y de empleo.

La Reserva difundió el martes las actas de la última reunión que celebró en marzo y en ella quedó patente que la mayoría de los miembros del Comité del Mercado Abierto estuvieron de acuerdo en mantener bajos los tipos de interés hasta que se perciben signos claros de recuperación.

Algunos expertos relacionaron el descenso bursátil también con unas declaraciones del presidente del Banco de la Reserva Federal en Kansas, Thomas Hoening, quien consideró este miércoles que la Reserva podría elevar los tipos de interés hasta el 1% sin perjudicar la recuperación de la economía.

El dólar se fortaleció ante el euro y por esa divisa europea se pagaban 1,3354 dólares al cierre del mercado bursátil, frente a 1,3405 el día anterior, en tanto que la deuda pública estadounidense a 10 años subía de precio, para ofrecer una rentabilidad del 3,86%.