Los futuros de Wall Street pronostican una apertura a la baja tras la resaca de las pérdidas en la jornada de ayer y en una sesión marcada de nuevo por la tensión en la zona euro y por un nuevo mal dato de paro.Además hoy habrá que estar pendientes al dato de vivendas nuevas. Por su parte el dólar opera sobre los 1,42 dólares en una sesión teñida de rojo.

 La resaca de las malas previsiones que ayer la FED hacía públicas sin atisbo de catalizadores que muevan la rueda en EEUU se ha unido hoy al mal dato de paro para teñir de rojo los futuros de los principales índices americanos. Todo ello en una sesión en la que los inversores siguen con un ojo puesto en la tensión cada vez más evidente de los mercados europeos.

En concreto las peticiones de subsidio al desempleo en Estados Unidos han aumentado en 9.000 en la última semana, hasta alcanzar un total de 429.000, según los datos presentados hoy por el Departamento de Trabajo. Además tras la apertura se conocerá el dato de viviendas nuevas que podría caer hasta los 305.000.

Además la crisis de deuda en Europa se acreciente con los CDS de Grecia y Portugal marcando máximos. Por un lado el diferencial de la deuda helena se situaba por encima de los 2.000 puntos básicos mientras que los bonos a dos y tres años en Portugal alcanzaban su valor más alto en lo que llevamos de década.

Así las cosas el euro se debilita frente al dólar presionado por la tensión en la zona euro y pendiente de la reunión de los responsables económicos del viejo continente.

En el plano empresarial destaca la publicación, al cierre de la sesión de hoy, de los resultados de Oracle, y por el alza de las farmacéuticas Pfizer (+3,8%) y Bristol Myers (+6%) gracias a los avances en el desarrollo de su compuesto anticoagulante Eliquis.