Mal comienzo de semana para la bolsa neoyorquina que se deja arrastrar por Europa. Los tres índices amplían sus pérdidas puesto que si los futuros apuntaban al negativo, la apertura ha sido dramática. El sector de la alimentación es el mejor parado entre los recortes. El nerviosismo parece haberse instalado en el parqué, no sólo ante los rumores de quiebra helena, sino ante todo por la reunión de dos días que empezará mañana en el seno de la Reserva Federal. ¿Habrá nuevos estímulos?

Se acabó el rebote de las bolsas. Todas se han dejado querer con el miedo y viran al rojo en este comienzo de semana. El S&P 500 ha perdido ya en los primeros compases de negociación el nivel de los 2.000 enteros con pérdidas que van en aumento y que se colocan en el 1,68% abajo. Contrasta –y mucho- con la semana pasada cuando firmó un cierre el viernes que suponía la mejor racha de los últimos dos meses.

Lo cierto es que los nervios están demasiado patentes en la piel de los inversores y no sólo por la crisis de la eurozona. Hoy, cita marcada con rojo en la agenda, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dará a conocer los detalles del plan de recorte del déficit público. Mañana, mientras, la Reserva Federal iniciará una reunión de dos días para debatir un posible nuevo plan de estímulo, el esperado QE3, ante una economía que da síntomas de estancamiento. Pendientes de estos dos acontecimientos, la realidad es que el Dow Jones pierde ya cerca del 1,5% y se coloca en los 11.344 puntos; mientras que el tecnológico Nasdaq se juega los 2.500 puntos con un recorte del 1,66%.

En Europa se acumulan las pérdidas. Los mayores recortes los están sufriendo las bolsas centroeuropeas: el Dax germano recorta más de un 3,20%, en línea con el Eurostoxx 50, que se debate en los 2.000 puntos, y con el Cac galo que ya ha perdido los 3.000 enteros.

En el mercado de divisas, JP Morgan ha recortado hoy las previsiones para el euro de cara a este 2011 desde el 1,45 al 1,38, nivel en el que se encuentra actualmente el par euro/dólar. El oro, por su parte, vuelve a rebotar y se mantiene cercano a los 1.820 dólares y el oil Texas ha abierto en negativo, en los 85 dólares.