La Bolsa de Nueva York podría abrir la primera sesión de 2008 para recuperar parte del terreno perdido el lunes, con los datos macro siendo protagonistas a la espera de que den rumbo al mercado. Según IG Index, el Dow Jones Industrial Average subirá en la apertura unos 40 puntos a 13.305. El dato del ISM manufacturero que se publica a las 16.00, hora española, guiará a los inversores media hora después de la apertura. Cualquier lectura por encima de 50 indica expansión. Se espera que el índice suba a 50,9 frente los 50,8 anteriores.
Para la misma hora se espera un dato de gasto en construcción de noviembre que podría bajar un 0,3% tras haberlo hecho un 0,8% el mes anterior. Según los economistas de GlobalInsight, "con una intensificación de la recesión prevista en el mercado inmobiliario', una bajada del gasto en noviembre no sería una sorpresa". En el frente corporativo se espera un escaso flujo de noticias sobre grandes compañías. Sin embargo las petroleras podrían subir por un mayor nerviosismo tras un nuevo arranque de violencia en Nigeria que podría poner en peligro el suministro de petróleo desde este país, mientras se espera un nuevo descenso en los inventarios semanales de existencias en Estados Unidos.