El dato de crecimiento chino unido a la sangría de los mercados europeos han hecho que la bolsa neoyorquina haya cerrado con una caída del 1,6% poniendo en juego el Dow Jones  el soporte de los 12.750 puntos. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, se ha negado a dar pistas sobre un posible QE3 en su discurso en New York y los resultados empresariales han vuelto a marcar la jornada: turno este viernes para JP Morgan que ha batido previsiones con un beneficio neto de 5.400 millones de euros. 
 
El índice de industriales cierra este viernes 13 más que negro de cotización habiendo perdido 136 puntos hasta ñps 12.845 enteros. Por su parte, el tecnológico Nasdaq cierra con una caída del 1,45% y al borde ha estado del precipicio: se coloca en los 3.011 puntos; mientras que el S&P 500 cede un 1,25% en los 1.370. 

En el acumulado semanal, el Dow Jones se deja un nada desdeñable 1,6%, el Nasdaq otro 2,2% y el S&P ha perdido por el camino un 2%.