Los inversores se enfrentan en esta apertura a todo un dilema. Por una parte, los mejores resultados de Morgan Stanley animan a invertir, así como las primeras filtraciones del borrador de la cumbre europea sobre crisis de Grecia, mientras que por el otro lado, el aumento del desempleo semanal enfría las expectativas.

En el apartado empresarial, antes de la apertura de mercado, Morgan Stanley presentó sus resultados del segundo trimestre, durante el cual perdió 558 millones de dólares, muy por debajo de lo esperado por el mercado. La financiera sube un 5,23%.

Eli Lilly, por su parte, sube un 1% tras publicar sus cuentas del segundo trimestre, durante el cual alcanzó un beneficio de 1.200 millones de dólares lo que significa 1,07 dólares por acciones, mientras que los expertos esperaban un BPA de 1,19 dólares.

En el apartado macro, el número de estadounidenses que solicitó beneficios por desempleo subió más de lo esperado la semana pasada, apuntando a un mercado laboral que está luchando por recuperar el impulso. Las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo aumentaron en 10.000 a un total desestacionalizado de 418.000, según informó el Departamento de Trabajo dijo el jueves