La Bolsa de Nueva York ha cerrado al alza, gracias al repliegue de los precios del petróleo y a proyecciones tranquilizadoras del grupo Cisco, que eclipsaron resultados desastrosos del organismo de refinanciación hipotecaria Freddie Mac: el Dow Jones ganó 0,35% y el Nasdaq 1,21%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) subió 40,30 puntos a 11.656,07 unidades y el índice Nasdaq, de alto componente tecnológico aumentó 28,54 puntos a 2.378,37 según cifras definitivas de cierre. Después de registrar el martes una de sus mejores sesiones en cuatro meses, Wall Street comenzó la sesión del miércoles en rojo, afectada por tomas de beneficios.
La tendencia se invirtió cuando los precios del petróleo se orientaron a la baja, ante una sorpresiva alza de los stocks de crudo en Estados Unidos, primer consumidor mundial de energía. El barril de petróleo siguió abandonando lastre, haciendo caer las presiones inflacionarias y sus consecuencias sobre el consumo, motor del crecimiento estadounidense. Cisco, motor de gannacias Por su parte el Nasdaq se benefició de la sólida performance trimestral del fabricante de equipos de telecomunicaciones para internet Cisco Systems, que por otra parte confirmó sus objetivos de crecimiento a largo plazo. Estos datos convencieron a los inversores de dejar de lado su prudencia, originada en el retorno a primer plano de la debacle del sector inmobiliario. El organismo de refinanciación hipotecaria Freddie Mac anunció pesadas pérdidas trimestrales, tres veces mayores que lo previsto por los analistas, principalmente a causa de nuevas depreciaciones de activos. Freddie Mac confirmó asimismo que deberá captar dinero fresco y reducir su dividendo a un quinto. Freddie Mac y su rival Fannie Mae detentan o garantizan 5,2 billones de dólares en créditos hipotecarios, equivalente a 40% del total de esos préstamos en Estados Unidos. El mercado obligatorio bajó. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 4,048%, contra 4,007%, en la noche del martes, y el de los títulos a 30 años a 4,690%, contra 4,629%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.