Vueling cerró 2009 con un beneficio neto de 27,7 millones de euros, con lo que más que triplica la ganancia de 8,5 millones obtenida el ejercicio anterior. La low cost controlada por Iberia elevó un 36% su facturación, hasta 601 millones. La compañía aumentó un 39% sus pasajeros (8,2 millones) y un 10,2% su capacidad.