El Consejo de Administración de Vueling, en la reunión celebrada ayer, ha acordado convocar una Junta General Extraordinaria de accionistas, que se celebrará previsiblemente el día 26 de noviembre, con la intención de hacer una valoración óptima de las acciones de la compañía mediante la consideración de alternativas estratégicas, revisar la situación económica de la empresa y censurar la gestión de los Consejeros Ejecutivos. Asimismo, dos consejeros han renunciado a su puesto en la misma reunión, los Consejeros D. César González-Bueno Mayer von Wittgenstein y D. David Lee Huttner.
El Consejo de Administración de Vueling ha aceptado la renuncia de otros dos directivos, César González Bueno, que abandona su cargo por motivos personales, y David Huttner, que lo hace por requerimientos legales. Según ha informado la propia aerolínea en un comunicado, el Consejo ha decidido convocar para el próximo 26 de noviembre una junta general extraordinaria de accionistas para revisar la situación económica de la compañía y censurar la gestión de los consejeros delegados y director general. Asimismo, el máximo órgano de dirección de Vueling ha comenzado a estudiar las diferentes alternativas estratégicas para alcanzar el mayor rendimiento para los accionistas y la protección de sus intereses y, por este motivo, ha informado de la contratación de un banco de inversión. La presidenta de Vueling, Barbara Cassani, ha dicho que el propósito es poner de relieve el valor de la empresa para todos los accionistas, y ha asegurado que 2008 "será un año de estabilización" para la compañía. El Consejo que preside Cassani ha aceptado la renuncia por motivos profesionales de González Bueno, actualmente director general del grupo bancario ING en España, tras cuatro años en el cargo. En el caso de Huttner, de nacionalidad estadounidense, Vueling ha explicado que ha presentado voluntariamente su dimisión "para asegurar, de acuerdo con la interpretación más estricta de la normativa aplicable, que el control de la gestión de la compañía permanece a cargo de ciudadanos comunitarios", aunque seguirá vinculado a la empresa como asesor del Consejo. José Manuel Lara no descarta una oferta El pasado domingo, el máximo accionista de Vueling, José Manuel Lara (Inversiones Hemisferio), que controla el 26,83% de la aerolínea, se refirió precisamente al "rosario de bajas de directivos" -hasta una decena en el último año- y subrayó la necesidad de "reforzar" el equipo de gestión de la compañía. Lara descartó alcanzar una participación del 30% en la aerolínea, lo que le obligaría a lanzar una opa sobre el resto de la compañía, pero exigió cambios en el equipo directivo, y dejó claro que no le parece "válido" el actual Consejo de Administración de Vueling, encabezado por Cassani desde finales de septiembre tras dimitir Josep Miquel Abad, hombre de confianza del presidente de Planeta. Además, agregó que el equipo directivo, con el consejero delegado Carlos Muñoz al frente, no está integrado por las personas "que pueden gestionar en estos momentos" el futuro de la aerolínea.